martes, 17 de febrero de 2015

Luis Gatica

T
engo que estar a la altura de mi apellido”. Ese ha sido el propósito de Luis Gatica, hijo del cantante de boleros Lucho Gatica, y lo ha cumplido gracias a su talento, esfuerzo y equilibrio en todos los ámbitos de su vida.

“Al principio mi padre no quería que siguiera sus pasos por el sufrimiento que conlleva esta profesión, pero luego se sintió muy orgulloso de mi trabajo”.

Nació el 25 de febrero de 1961 en México, en el seno de una familia perteneciente al mundo del espectáculo: “Mi madre, Mapita Cortés, y mis abuelos eran artistas y a mí siempre me atrajo ese mundillo. A los 6 años grabé un disco con mi padre y luego rodé varias películas con mi abuelo, Fernando Cortés”.

 Pero cumplidos los 12 su madre le suplicó que acabara los estudios y obedeció: “Terminé el bachillerato y me fui a Estados Unidos para hacerme piloto de aviación comercial”.

 Una vez licenciado, en 1982, regresó a México y como no pudo ejercer “por cuestiones políticas”, retomó su sueño de infancia: “Me matriculé en la escuela de actuación de Televisa en 1983”.

 En esa época también conoció a la mujer de su vida, Giorgina, a quien sigue unido: “Me la presentó uno de mis hermanos y fue un flechazo. Nos enamoramos al instante y enseguida supe que iba a ser la madre de mis hijos”.


 Y así fue. Un año después contrajeron matrimonio y, a día de hoy, tienen tres hijos.


 Y al tiempo que se convertía en un hombre casado, debutó en televisión con la telenovela ‘La fiera’, a la que le siguieron ‘Los años felices’ y ‘Marionetas’. Además, se subió a las tablas con ‘Pájaros azules’.

 En 1987 grabó su primer disco en Madrid y después el segundo en 1991, mientras seguía asumiendo papeles en el cine, con películas como ‘Águila de verano’, ‘Vuelve a tu primer amor’, ‘Resucitaré para matarlos’ y ‘Vigilante nocturno’.

El poco éxito de sus trabajos discográficos lo impulsó a retomar la televisión con novelas como ‘La última esperanza’, ‘La antorcha encendida’ y ‘Preciosa’, con las que saboreó el triunfo que no había logrado en la música.

 En 1998 se convirtió en el ambicioso Santiago en ‘La mentira’: “Dar vida a un villano resulta divertido porque haces lo que no puedes en la vida real y, encima, al final te aplauden”.

 Meterse en la piel de un hombre sin escrúpulos se le dio bien y repitió en ‘DKDA: Sueños de juventud’.

 Terminada esta producción, estuvo volcado en el teatro y en el cine sin descuidar el género. De esa época destaca ‘Rubí’, donde dio vida a Cayetano Martínez, uno de sus personajes favoritos.

 En 2006, año en el que grabó ‘Código postal’ y rodó la película ‘Amor xtremo’, afrontó uno de los episodios más dolorosos y tristes de su vida: la muerte de su madre.

 Tras el duro golpe, Luis se sumergió en nuevos proyectos profesionales que se convirtieron en nuevos éxitos en su trayectoria, como ‘Corazón salvaje’ y…

 Cuando me enamoro’, junto a Yolanda Ventura, con quien repitió en Amor bravío.

 En 2014, después de trabajar en ‘Lo que la vida me robó’ y ‘Qué pobres tan ricos’, participó en ‘El color de la pasión’ y ‘La Gata’. 
Ahora graba ‘Mi corazón es tuyo’.

 Además, tiene varios proyectos a la vista, como la película ‘Insurgentes malditos’ y la telenovela ‘La vecina’, versión de la argentina ‘Solamente vos’. 


 Aunque reconoce que es un trabajador empedernido, nunca ha dejado a un lado a su familia, lo más importante de su vida. Los Gatica están muy unidos, como demuestra esta imagen de 2008, en la que se ve a todos acompañando al abuelo Lucho Gatica cuando recibió la Estrella del Paseo de la Fama de Hollywood.

 A sus 53 años, Luis Gatica goza de estabilidad en el terreno personal y se siente satisfecho con su trayectoria, aunque no deja de soñar y de alimentar sus inquietudes artísticas: “En el trabajo mi única ambición es seguir mejorando y convertir mi nombre como actor en sinónimo de calidad”.





FOTOS







Luis Gatica

No hay comentarios:

Publicar un comentario