miércoles, 5 de noviembre de 2014

Pedro Moreno

Quien no arriesga no triunfa. El físico es una herramienta importante para un actor, pero no lo es todo”. Bajo esta premisa Pedro Moreno ha alcanzado sus sueños y ha ido creciendo como actor y como persona.

Nacido el 14 de septiembre de 1980 en San Antonio de los Baños, “un pequeño y pintoresco pueblecito de Cuba”, abandonó su país y la carrera de Ingeniería Industrial para subirse a una balsa con rumbo a Estados Unidos: “Tenía 20 años y mucha ansia de libertad. Primero salimos mi padre y yo, buscando una vida mejor, y mi madre y mi hermano pequeño se reunieron con nosotros cuatro años después”.

Pese a su deseo de mejorar,  nunca renegó de la vida humilde que dejó atrás: “Muchos me han dicho que mi camino ha sido duro, pero yo he disfrutado cada etapa y cada momento, incluso cuando era niño y vivía en una casa con el suelo de tierra, las paredes de cartón y sin apenas muebles. Era muy feliz. Y así viviré siempre, recordando lo mejor de lo peor, nunca lo contrario”.

En Miami comenzó a buscarse la vida arreglando puertas de garaje y a veces de camarero hasta que la interpretación se cruzó en su camino: “Un día, mientras trabajaba en un restaurante, leí en el periódico que había una convocatoria para participar en el reality ‘Protagonistas de telenovela’ y me inscribí ese mismo día”.

Fue uno de los seleccionados y aunque no ganó se le abrieron las puertas de la televisión: “Luego tomé clases y talleres de actuación”.


Y al tiempo que iniciaba su carrera como actor, también empezó a ganarse la vida como modelo: “Hacía catálogos para algunas marcas y lo cierto es que las dos carreras se complementan. La meta de cualquier artista es transmitir energía, conectar con tu interior y mostrarlo a través de una mirada, un gesto, una melodía, un trazo sobre el lienzo o una frase. Todo aquel que tenga la capacidad de ‘despertar’ puede ser considerado artista”.

Su primer personaje relevante llegó en 2001, en Amor comprado. Interpretaba a Rubén, un joven taxista cuyo sueño es vivir en Nueva York junto al amor de su vida.

Poco después, Pedro viajó a Colombia para participar en 'La mujer en el espejo'. A su regreso a Estados Unidos, le llegaron nuevos proyectos, como 'Decisiones', 'La viuda de Blanco', 'Dame chocolate' y 'Tómalo suave'.

Su apretada agenda de trabajo no le impedía tener una vida personal plena junto a Bárbara Estévez, una joven chef con quien se casó en 2008, después de dos años de feliz noviazgo: “Me gustó desde el primer instante. Es guapísima, cariñosa y, como a mí, le gustan los retos”. 

Conoció en 2006 a Bárbara Estévez, madre de una niña llamada Alexandra, y después de dos años de noviazgo se casaron.

El actor tiene hijos: 
“Sus nacimientos son los acontecimientos más importantes, tanto que no imagino mi vida sin haber vivido esa experiencia y tenerlos conmigo”.

'Sin censura'

Junto a David Zepeda, Salvador Zerboni y Jorge Aravena y otros ocho galanes, participa en este espectáculo, producido por Omar Suárez.
 

'Voltea pa'que te enamores'

Supuso su debut y el de su compañera, María Elena Dávila, como protagonistas: “Es una propuesta arriesgada, pero si algo me gusta del productor, Carlos Sotomayor, es su espíritu joven e innovador. Además, a los actores nos deja jugar, crear y acercarnos al público sin traicionar el género. Me siento muy afortunado”.

'Dame chocolate'

 “Este trabajo me 
dio la oportunidad de descubrir a fondo mi lado más dramático. Interpretar a José Gutiérrez, un joven inmigrante que regresa de la guerra sin una pierna, marcó un 
antes y un después 
en mi carrera”.

'Amor descarado'

Interpreta 
a Rubén, un taxista que ve como su relación con Yesenia (Kenya), con quien sale desde 
la adolescencia, 
entra en crisis 
al conocer a Coni (Silvana Arias).

 

'La viuda de Blanco'

Da vida a Querubín, un joven atractivo y trabajador, íntimo amigo del protagonista de la historia: Sebastián Blanco, papel que interpreta Francisco Gattorno.

'Mira quién baila'

Obtuvo el segundo puesto en el concurso de baile y su familia no quiso perderse el gran momento: “Mi participación ha sido un arriesgado y divertido reto, que también ha requerido compromiso, disciplina y voluntad. Es la primera vez en mi vida que realmente he bailado”.



 FOTOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario