martes, 5 de agosto de 2014

Jorge Cao

E
l actor es un artista creador y los personajes cobran vida a partir de su fantasía y de la observación de su alrededor”. Jorge Cao es un hombre de carácter, humilde y alegre, que ha sabido explorar su lado más oscuro para dar vida a grandes villanos: “En la vida real no hay buenos y malos, todos somos seres humanos y no todo es blanco o negro”.

Nació el 2 de febrero de 1944, en Cuba. Jugando por las calles de La Habana al escondite se coló por equivocación en un teatro: “Tenía 8 años y me quedé prendado cuando vi a los actores en plena función”.

A partir de ese momento, empezó a ir cada día, hasta que lo invitaron a interpretar un pequeño papel: “Hice de mensajero. ‘Esta carta y este paquete los manda el señor Pepe Rendiría’, tuve que decir”.

Bastó esto para que tuviera claro su futuro pese a la oposición de sus padres: “Me planté hasta que, al final, aceptaron”.

Se formó en la Academia Municipal de Artes Dramáticas de Cuba a finales de la década de los 50: “Para poder pagármelo, cantaba en los bares. Me encantó aquella época y con aquellos temas grabé un disco”. También formó parte de varias compañías de teatro. 


Con 17 años, fruto de su matrimonio con una actriz cubana, se convirtió en padre de una niña, Marisa. “Se crió 
con sus abuelos. Converso mucho con ella, pero es una relación de amigos, nunca he sido su padre”, confesó muchos años después.

A principios de los 70 sobresalió con el monólogo ‘Ejercicio para un actor’ y con otras puestas en escena…

… ‘Desamparado’. Ha participado en más de 250 obras.

Este año ha representado  ‘El locutorio’, junto a Gloria Gómez y Cosuelo Luzardo, las dos compañeras suyas en ‘Pasión de gavilanes’. Obra con la que había triunfado años atrás.

También de 2014 es ‘Yepeto’, junto a Agmeth Escaf.

En 1992 fue a trabajar a Colombia: “El país me abrió las puertas de par en par y me sentí como en casa”. Tres años más tarde regresó seducido por un proyecto televisivo: la telenovela ‘Pecado santo’.

Nada más terminar, en 1996, le ofrecieron un personaje en ‘La sombra del deseo’, con Amparo Grisales.

Al término de esta, decidió instalarse definitivamente en Colombia, donde participó en numerosos proyectos. 
Pero lo que sin duda le incitó a quedarse en el país fue su relación con la bailarina Katia Regueros, de quien se había enamorado perdidamente en su primera visita. Se casaron en 1999 y, a día de hoy, su relación sigue basada en el amor: “Nos cuidamos y seguimos teniendo detalles el uno con el otro.

El nuevo siglo arrancó con las grabaciones de ‘Amantes de luna llena’, donde da vida a León, un poderoso empresario dueño de uno los hoteles más prestigiosos de Venezuela.

Luego llegaron ‘El precio del silencio’ y ‘La venganza’, cuya trama gira en torno a la mafia del juego. Tendrá por compañera a Catherine Siachoque, con la que repetirá años después.

Sin embargo, su mayor éxito en televisión llegó en 2003, gracias al papel de Martín en ‘Pasión de gavilanes’: “Me atrajo la idea de dar vida a un abuelito de 80 años muy contemporáneo y con mentalidad muy positiva; lo que me echaba para atrás era la caracterización a la que tenía que someterme, apenas se me reconocía”.

No le puede estar más agradecido: “Gracias a él, he viajado a muchos países y he recogido muchos galardones, lo que es una gran motivación para seguir adelante”.

En 2004 retomó sus habituales papeles de villano en la novela ‘Te voy a enseñar a querer’, junto a su ‘vieja’ amiga, Catherine Siachoque.

Fue en 2006 cuando regresó a televisión para formar parte del reparto de ‘Amores de mercado’ y la producción de época ‘El Zorro: la espada y la rosa’.

En 2008 grabó ‘El último matrimonio feliz’, junto a Koraima Torres, la inolvidable ‘Kassandra’.

También en ese año se integró al elenco de la serie de médicos ‘A corazón abierto’, versión de la multipremiada ‘Anatomía de Grey’.

Este año celebra sus 50 años de carrera artística y lo hace trabajando. Sigue con el teatro, la música, su otra pasión desde que era pequeño, e impartiendo clases a niños: “Es un reciclaje del conocimiento y que además me mantiene vivo profesionalmente hablando’.

A sus 70 años y con dos nietos y un bisnieto, Cao sigue albergando un alma joven: “No me doy cuenta del paso de los años, voy teniendo la edad de los personajes que voy interpretando y trato de llevar una vida activa a nivel físico y mental. Sigo teniendo ilusión por mi trabajo y seré un estudiante de la vida hasta el final de mis días”. Su sueño: dar vida a Ricardo III, de William Shakespeare.


En el cine

También ha destacado en la gran pantalla. De sus numerosos títulos, podemos destacar ‘Adorables mentiras’…
 
 
‘El último carnaval’…
 
… ‘Enigmas’…
 
…‘Puerta cerrada’…
 
… y ‘Secreto de confesión’.
 
 
 
 
 
FOTOS
 
 
 
 
 

Jorge Cao

No hay comentarios:

Publicar un comentario