domingo, 1 de junio de 2014

Paulo Quevedo

Paulo César Quevedo, que vino al mundo el 1 de febrero de 1975 en Ciudad Juárez, México, donde se crió junto a sus cinco hermanos mayores: “Mi ciudad está llena de peligros y he visto de todo, desde personas que morían víctima de los vicios hasta todo tipo de accidentes”.

Pero él no se dejó llevar por aquello, pues desde que era muy pequeño lo que realmente despertaba su entusiasmo era el mundo del espectáculo: “Siempre quería ser el centro de atención y mi meta era poder participar en el programa ‘Siempre en domingo’. Por eso empecé a cantar en un coro e incluso llegué a la categoría de tenor”.

 Por caprichos del destino, varios productores de Televisa visitaron su ciudad en busca de talentos: “Me presenté a un multitudinario casting, tenía la certeza de que me seleccionarían y así fue”. Fue entonces cuando, siendo aún un adolescente, se marchó a vivir a México D. F.

Su talento hizo que pronto empezase a recibir ofertas: “Al principio, me dieron pequeños papeles. Llegué a probar suerte también en Hollywood, donde tuve la oportunidad de trabajar con Bruce Willis, Melanie Griffith y Jeremy Irons”.

En 1995, tras ganar un concurso de canto en Texas, Televisa lo escogió para formar parte del grupo musical 'Tierra Cero'. Dos años después, entró en otra banda, Kairo, donde además de cantar componía algunos temas, como 'E una nana': “Con esta canción quería promover el cuidado del planeta y un espíritu positivo ante la vida”.

Al mismo tiempo que triunfaba en Latinoamérica, empezó a sumergirse en el mundo de la moda, participando en importantes campañas publicitarias.

Pero lo mejor estaba aún por llegar.“Me dieron la oportunidad de aparecer en una telenovela y ahí nació mi vínculo con este nuevo mundo que me cautivó”.

 En 1999, cuando la formación se disolvió, reafirmó su vocación en 'Alma rebelde'. Dos años después participó en 'Amigas y rivales', y al año siguiente viajó a Brasil para grabar 'Vale todo', su primera producción con Telemundo.

Tras este trabajo, se instaló en Miami, donde se sumergió en las grabaciones de 'Amor descarado'. Así podría definirse el suyo con Silvia Irabién, con quien protagonizó un polémico romance y con la que rompió a mediados de año.


Aficionado el fútbol

“Fui al Mundial de Sudáfrica para asistir al partido 
de México-Sudáfrica. Pero antes hicimos 
un safari y visitamos varias ciudades. Solo conocía África a través de documentales y me quedé impresionado”, cuenta Quevedo.
 
 
 

Recuerdos de España

Recuerda con cariño su estancia en España.  “Estuve en Madrid, donde disfruté de la vida nocturna, y en Zaragoza, una ciudad tranquila que me fascinó. Los españoles 
son gente muy bella y me sentí como en casa”.
 
 
 

Telenovelas: 'Una maid en Manhattan'

Da vida a Víctor, un joven alcohólico y mujeriego que lucha por recuperar a su mujer (Litzy) y a su hijo Lalo (Jorge Eduardo García). “He podido explorar otros registros, pues es la primera vez que muestro mi lado bueno y paternal en una telenovela”, asegura el actor.


'Doña Bárbara'

Su personaje, Balbino, fue perdiendo fuerza en el transcurso de la trama: “Me vendieron que sería el segundo de la historia y en los primeros capítulos vi que no era así. A la segunda queja llegaron las consecuencias: me despidieron. Alegaron que llegaba tarde a las grabaciones, pero no era cierto”, cuenta Quevedo.
 
 

'Madre Luna'

Hizo de Tirso Reinoso. Es el capataz de la hacienda 
de la familia Cisneros bajo cuya apariencia 
de hombre honesto y leal se esconde un asesino 
que pretende destruir a Alejandra, papel interpretado por Amparo Grisales.


'Corazón apasionado'

Las grabaciones tuvieron lugar en Miami durante 2011.
Triste final. “Felipe es un ser ambicioso y cobarde, fruto de la falta de amor y los malos tratos 
que recibió en su infancia. Justo cuando da un giro a su vida y se enamora de Carmen [Patricia de León], la muerte lo sorprende”.
 
 

'Marido de alquiler'

La producción obtuvo siete nominaciones en los Premios People 
en Español 2013; su compañera Maritza Rodríguez se llevó el galardón de Mejor Villana.







FOTOS







Paulo Quevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario