lunes, 9 de junio de 2014

Álex Sirvent

P
ositivo, apasionado, tierno, voluble e intenso”. Así se define el actor y cantante Alejandro Mariano Sirvent, más conocido como Álex Sirvent, quien paso a paso ha logrado crecer como artista y, también, como persona: “En la vida nada es por casualidad, todo es consecuencia de lo que trabajas, deseas y sueñas”.

Nació el 18 de octubre de 1979 en México D. F., fruto del matrimonio conformado por Alejandro Sirvent y Patricia Barton. Desde que era pequeño su vida estuvo ligada al mundo de la música, y con 14 años pasó a formar parte del grupo Onda Vaselina. Además, empezó a componer sus primeros temas. 


En el año 1996 integró otra formación llamada Mercurio, hasta que esta se disolvió cuatro años más tarde.

Fue entonces cuando inició su carrera como compositor, debutando como tal en el grupo Jeans, liderado por su hermana Patricia. Además, fue el autor de la banda sonora de la novela ‘Amigas y rivales’, donde además tuvo un pequeño papel. “Mis canciones nacen  de mi mundo interior”, afirmaba entusiasmado en aquella nueva etapa.

Y muchas nacieron de su romance con la actriz y cantante Anahí, con quien empezó a salir en 2003.

Sin embargo, también le inspiró el desamor cuando meses después rompieron: “Ya no estamos juntos, pero siempre ocupará un lugar especial en mi corazón”.

Mientras superaba el bache, asumía el papel de Eduardo en la telenovela infantil ‘Corazones al límite’, que grabó ese año.

Con este trabajo se abrió las puertas del mundo de la interpretación y, nada más terminar, se sumergió en ‘Contra viento y marea’.

Al tiempo que crecía profesionalmente, en el amor recobraba la ilusión junto a la actriz boliviana Ximena Herrera: “Ella ha traído el equilibrio a mi vida. Respetamos nuestros espacios y, cuando tenemos tiempo libre, nos gusta escaparnos de todo”, confesaba meses después.

Al año siguiente se sumó al elenco de ‘Yo amo a Juan Querendón’ y, concluida esta, grabó ‘Madre Luna’, donde además participó en la banda sonora con la canción ‘Atrévete’.

En 2009, su honestidad fue puesta en tela de juicio en ‘Un gancho al corazón’. En ella daba vida a Rolando Lunder, un joven vanidoso, hipócrita y rencoroso, capaz de hacer cualquier cosa para lograr sus objetivos.

Nada que ver con su papel en ‘Sicario’, obra que estrenó ese mismo año donde interpreta a un hijo ejemplar que despierta el odio y la envidia de su hermano mayor.

Pese a los muchos proyectos profesionales, ese año quedó marcado, sin duda, por su compromiso con Ximena. “Le pedí la mano de una forma muy original. Contraté una compañía de circo y escondí el anillo en un cofre. Cuando lo encontró, sonó la canción ‘What a Wonderful World’ de fondo”. La respuesta de su novia fue “sí, quiero”, y a finales de 2010 contrajeron matrimonio.

Ese año grabó ‘Amor bravío’, con Fernanda Castillo.

En 2013 participó en ‘Quiero amarte’, además de involucrarse en un proyecto solidario para ayudar a los niños con cáncer: “Cuando das, te sientes satisfecho contigo mismo”.

No tan satisfecho se sentía en otros aspectos, pues en verano su matrimonio se sumió en una crisis que no lograron superar. De nuevo fueron muchos los que culparon a sus padres.

Otra forma de entender la vida, más espiritual, y nuevos proyectos profesionales le ayudaron a superar la ruptura. Entre ellos, el musical ‘Godspell, puesta en escena basada en las parábolas del evangelio de San Mateo.

Con 35 años, quiere llenar su día a día de amor: “Sueño con enamorarme de nuevo. La mujer con la que quiero pasar el resto de mi vida ha de ser trasparente y bella por dentro”, ha declarado. Y con ella le gustaría casarse y “tener seis hijos y vivir rodeado de nietos en el futuro”.





FOTOS






Álex Sirvent

No hay comentarios:

Publicar un comentario