lunes, 9 de junio de 2014

Álex Sirvent

P
ositivo, apasionado, tierno, voluble e intenso”. Así se define el actor y cantante Alejandro Mariano Sirvent, más conocido como Álex Sirvent, quien paso a paso ha logrado crecer como artista y, también, como persona: “En la vida nada es por casualidad, todo es consecuencia de lo que trabajas, deseas y sueñas”.

Nació el 18 de octubre de 1979 en México D. F., fruto del matrimonio conformado por Alejandro Sirvent y Patricia Barton. Desde que era pequeño su vida estuvo ligada al mundo de la música, y con 14 años pasó a formar parte del grupo Onda Vaselina. Además, empezó a componer sus primeros temas. 


En el año 1996 integró otra formación llamada Mercurio, hasta que esta se disolvió cuatro años más tarde.

Fue entonces cuando inició su carrera como compositor, debutando como tal en el grupo Jeans, liderado por su hermana Patricia. Además, fue el autor de la banda sonora de la novela ‘Amigas y rivales’, donde además tuvo un pequeño papel. “Mis canciones nacen  de mi mundo interior”, afirmaba entusiasmado en aquella nueva etapa.

Y muchas nacieron de su romance con la actriz y cantante Anahí, con quien empezó a salir en 2003.

Sin embargo, también le inspiró el desamor cuando meses después rompieron: “Ya no estamos juntos, pero siempre ocupará un lugar especial en mi corazón”.

Mientras superaba el bache, asumía el papel de Eduardo en la telenovela infantil ‘Corazones al límite’, que grabó ese año.

Con este trabajo se abrió las puertas del mundo de la interpretación y, nada más terminar, se sumergió en ‘Contra viento y marea’.

Al tiempo que crecía profesionalmente, en el amor recobraba la ilusión junto a la actriz boliviana Ximena Herrera: “Ella ha traído el equilibrio a mi vida. Respetamos nuestros espacios y, cuando tenemos tiempo libre, nos gusta escaparnos de todo”, confesaba meses después.

Al año siguiente se sumó al elenco de ‘Yo amo a Juan Querendón’ y, concluida esta, grabó ‘Madre Luna’, donde además participó en la banda sonora con la canción ‘Atrévete’.

En 2009, su honestidad fue puesta en tela de juicio en ‘Un gancho al corazón’. En ella daba vida a Rolando Lunder, un joven vanidoso, hipócrita y rencoroso, capaz de hacer cualquier cosa para lograr sus objetivos.

Nada que ver con su papel en ‘Sicario’, obra que estrenó ese mismo año donde interpreta a un hijo ejemplar que despierta el odio y la envidia de su hermano mayor.

Pese a los muchos proyectos profesionales, ese año quedó marcado, sin duda, por su compromiso con Ximena. “Le pedí la mano de una forma muy original. Contraté una compañía de circo y escondí el anillo en un cofre. Cuando lo encontró, sonó la canción ‘What a Wonderful World’ de fondo”. La respuesta de su novia fue “sí, quiero”, y a finales de 2010 contrajeron matrimonio.

Ese año grabó ‘Amor bravío’, con Fernanda Castillo.

En 2013 participó en ‘Quiero amarte’, además de involucrarse en un proyecto solidario para ayudar a los niños con cáncer: “Cuando das, te sientes satisfecho contigo mismo”.

No tan satisfecho se sentía en otros aspectos, pues en verano su matrimonio se sumió en una crisis que no lograron superar. De nuevo fueron muchos los que culparon a sus padres.

Otra forma de entender la vida, más espiritual, y nuevos proyectos profesionales le ayudaron a superar la ruptura. Entre ellos, el musical ‘Godspell, puesta en escena basada en las parábolas del evangelio de San Mateo.

Con 35 años, quiere llenar su día a día de amor: “Sueño con enamorarme de nuevo. La mujer con la que quiero pasar el resto de mi vida ha de ser trasparente y bella por dentro”, ha declarado. Y con ella le gustaría casarse y “tener seis hijos y vivir rodeado de nietos en el futuro”.





FOTOS






Álex Sirvent

lunes, 2 de junio de 2014

Mayra Alejandra

"No quiero lágrimas cuando me vaya. No moriré, solo iré al encuentro de Jesucristo”. Así veía el final de su vida Mayra Alejandra, que perdió su batalla contra el cáncer de pulmón el pasado 17 de abril. Y pese a sus palabras, han sido muchos los que no han podido evitar el llanto tras su irremediable y triste partida.

Vino al mundo el 7 de mayo de 1958, en Caracas, Venezuela, en el seno de una familia de artistas. No es de extrañar, por tanto, que la hija del humorista  asturiano Charles Barry y la escritora vasca Ligia Lezama –que se divorciaron cuando su hija tenía 5 años–, sintiera inquietud desde niña por el mundo del espectáculo: “Estaba todo el día disfrazándome y, siendo aún una niña, empecé a tomar clases de canto y danza”.

A los 15 tenía claro que lo que realmente deseaba era ser actriz y cumplidos los 20 años le dijo a su madre que quería un papel en Valentina, telenovela de éxito en aquel momento.

Con el apoyo de sus progenitores se presentó a un casting, con la suerte de que había un personaje perfecto para ella: una sirvienta llamada Mayrita. Un pequeño papel que le sirvió de trampolín, pues ese mismo año le ofrecieron ser nada más y nada menos que la protagonista de Angélica. Luego protagonizaría otras novelas: 'Carolina, Tormento' y 'La hija de Juana Crespo'.

En 1978, año en el que grabó 'Residencia de señoritas' y 'Mariela', debutó en el cine con 'Carmen, la que contaba 16 años', de Román Chalbaud: “Él fue mi amigo, mi hermano espiritual y mi mentor”.

En esta nueva década, llegaron nuevos e importantes proyectos, como Rosa Campos, provinciana, 'Amada mía', 'Jugando a vivir' o 'Bienvenida, Esperanza'. Pero fue con 'Leonela', que protagonizó junto a Carlos Olivier en 1983, con la que revolucionó el género y se abrió las puertas del mercado internacional, convirtiéndose en una de las mujeres más sensuales y deseadas de la televisión.

Después de ser madre participó en alguna producción, como 'La mujer prohibida' (1986) y 'Amor de papel' (1993), y luego decidió retirarse: “Las grabaciones no me dejaban tiempo para estar con Aarón. Llegué a sentirme culpable y comprendí que un hijo necesita el calor y el afecto de su madre”.

Durante esos años vivió en varias ciudades, como Nueva York y Madrid, hasta que se instaló definitivamente en la ciudad mexicana de Mérida. Fue allí donde retomó la interpretación: “Pensaba que nunca volvería, pero cambié de opinión porque amo mi trabajo y aún me veía joven”.

Salvador Pineda, su amor

Por esa época conoció al actor mexicano Salvador Pineda, que cayó rendido a sus encantos. Empezaron a salir en 1984 
–mientras en televisión volvía a hacer tándem con Olivier en Miedo al amor– y aunque su relación tuvo altos y bajos.
 

Su gran amor, su hijo

Tuvieron un hijo: Aarón Salvador, que nació el 27 de marzo de 1989. No obstante, el padre del pequeño no estuvo a la altura de las circunstancias y los abandonó: “Se lo tragó la tierra, no supe más de él. Fue el golpe más duro de mi vida y me dolió por mi hijo, pero, pese a eso, no le guardo rencor y le deseo lo mejor en la vida”.
 

Su familia

La relación con su madre, la escritora Ligia Lezama, era inmejorable. Juntas disfrutaban de la vida familiar y también compartían amigos, como el escritor Alberto Gómez.
 

En el cine

En la gran pantalla tuvo su debut en 'Carmen, la que contaba 16 años'. Ella también era muy jovencita.
 

'Manon'

Recuerda con especial cariño ''Manon' (1986), 
que protagonizó junto a Miguel Ángel Landa y de la que comenta: “Tuvimos escenas muy fuertes”.
 

'A 2,50 la cuba libre'

De esta película comentó: 
“Me costó mucho dar vida a una prostituta; soy cristiana y sus palabras son pura grosería, 
pero tenía que ser así”.
 

Telenovelas: 'La mujer prohibida'

La novela, grabada en 1991, fue producida por Venevisión y Telecinco. En ella, se disputan su amor Germán Gallardo, a quien da vida el dominicano Andrés García, y Carlos Luis Gallardo, papel encarnado por el venezolano Fernando Carrillo.
Reto. Interpretar a Irene Rivas, una mujer muda.
 

'Leonela'

El hecho de que la protagonista se enamore del hombre que la viola supuso un shock para los espectadores: “Trataba un tema muy duro para la época y estuvieron a punto de retirarla. Carlos Olivier y yo tuvimos que declarar en los tribunales y fue duro”.
 

'Harina de otro costal'

Se trata de una versión del clásico de William Shakespeare Romeo y Julieta, contada “con un toque de comedia”. Carmencita. “Soy la madre de la protagonista (Daniela Bascopé),
una señora alegre, con personalidad, y aunque tiene muchas virtudes, también posee un lado oscuro”.
 

'Amor de papel'

Se grabó en 1993, en Venezuela. Compartió créditos
con Lola Forner y Sancho Gracia: “Lola interpreta a mi hija y nos hemos hecho muy amigas. Sancho es un hombre admirable y muy responsable. Fue una pena que participase en pocos capítulos, pero tenía otros compromisos en España”.
 

'La hija de Juana Crespo'

Diana se debate entre el amor de un chico pandillero, pero adinerado (José Luis Rodríguez) y un policía (Jean Carlo Simancas).
 

'Luisana mía'

Esta telenovela fue escrita por 
su madre, Ligia Lezama, y se grabó en 1981.







FOTOS







Mayra Alejandra 

Alberto Estrella

S
oy terco como nadie y mi naturaleza me impulsa a conseguir todo lo que me propongo”. Gracias a ello Alberto Estrella logró superar todos los obstáculos que encontró para convertirse en uno de los actores más consolidados de México, país que lo vio nacer el 23 de septiembre de 1962.


De niño quería ser trapecista, luego arqueólogo, después fotógrafo y, finalmente, actor: “En realidad siempre estuve cerca del arte, pues mis padres nos llevaban a mis cinco hermanos y a mí al cine, al teatro y a conciertos”.

Sin embargo, fue el único de la familia que se decantó por la profesión: “A los 14 años le dije a mi padre que quería dedicarme a la interpretación y fue él quien me inscribió en el Instituto Nacional de la Juventud, pues no era excesivamente caro y podían permitírselo”.

Allí empezó a formarse: “Aprendí honestidad y el amor a la carrera. Nosotros mismos nos ocupábamos también de la escenografía, el vestuario, sonido, promoción… y supe que para llegar lejos debía prepararme a fondo y estudiar mucho, no bastaba con la ilusión”.

Por suerte, tuvo grandes maestros, entre ellos, Julio Castillo: “En 1988, él me dio la primera oportunidad con la obra de teatro ‘El cambio’, por la que obtuve mi primer premio”.

Dos años después tuvo su primer papel relevante en el cine en ‘Principio’ y fin, de Arturo Ripstein: “Vi su película ‘Mentiras piadosas’ y no paré hasta dar con él y lograr que me hiciera una prueba. Y me cogió”. Por este trabajo recibió una nominación en los premios Ariel. 


Luego llegó la televisión gracias a Carla Estrada, que le ofreció un papel en ‘Amor en silencio’, su primera novela. Siguieron ‘Dulce desafío’, ‘Alguna vez tendremos alas’ y ‘Cuento de Navidad’.

Mientras, seguía su andadura en el cine con ‘La reina de la noche’, ‘En el aire’, ‘Cómplices criminales’ y ‘Exxxorcismos’. Esta última, sobre la homosexualidad masculina, fue un reto: “Me bloqueé y le dije al director que no podía hacerlo. Él me respondió que mis ojos no servían para el cine y fue entonces cuando me piqué y repuse que por supuesto que lo haría”.

Su valía lo llevó hasta Hollywood, sin embargo, se dio cuenta de que allí no estaba su sitio: “Me salieron algunos trabajos, pero todo se limitaba a personajes de camarero, ilegal o narcotraficante y no me interesaban, así que preferí volver a mi país para seguir creciendo”.

Una sabia decisión, pues continuó imparable con importantes proyectos como ‘Amor gitano’, con Mauricio Islas…

… ‘Atrévete a olvidarme’, que grabó en 2001.

Un año después grabó ‘Entre el amor y el odio’, junto a César Évora.

En 2006 llegó ‘Contra viento y marea’, versión de ‘La loba herida’, en la que trabajó junto a una mala de lujo, Azela Robinson.

 ‘Pasión’, de 2007, fue la que le dio su gran éxito en México: “Ha sido maravilloso, pero no me da pena haber terminado; creo que los actores debemos saber despojarnos de un trabajo para dar cabida a algo diferente”.

Y ese fue ‘Alma de hierro’, que le mantuvo ocupado desde mediados de 2008 hasta entrado 2009 y donde dejó a un lado los papeles de villano.

La novela  coincidió con tres estrenos de cine: ‘Cementerio de papel’…

… ‘Amar o morir’…

… y ‘Todos hemos pecado’. Un año inmejorable que, en contrapartida, se vio teñido de tragedia por la muerte de su padre.

En 2010 grabó ‘Niña de mi corazón’, junto a Lorena Herrera, Arturo Peniche y Julio Camejo, entre otros.

Ese mismo año empezo las grabaciones de ‘Para volver a amar’, con Alejandro Camacho. Después llegaron  ‘Dos hogares’ y la serie ‘El equipo’.

En este tiempo también ha estado presente en el teatro. “Sobre las tablas está el secreto para ser mejor actor”, ha dicho Alberto, que ha destacado con piezas como ‘En el centro del vientre’ y…

… ‘Leo… luego existo’, con Susana González (‘Amores verdaderos’).

Premiado en numerosas ocasiones, en 2010 recibió la Diosa de Plata por su trabajo en la película ‘Amar o morir’.

Este año, después de terminar ‘Lo que la vida me robó’, junto a Sebastián Rulli, se ha incorporado a las grabaciones de ‘La malquerida’, con Victoria Ruffo y Christian Meier. Además, ha estrenado ‘Perdida en los Apalaches’: “Es la primera comedia que hago en teatro y oír al público reírse de principio a fin es una sensación nueva para mí”

Aun así, Alberto Estrella afirma que le queda mucho por hacer: “Más obras de teatro, viajar, producir cine, estar más tiempo con mis seres queridos, involucrarme más en acciones ecologistas…”. Tiene energía para esto y más.





FOTOS


  

Alberto Estrella

Elba Escobar

De madre canaria y padre caraqueño, nació el 14 de noviembre de 1954 en Caracas, Venezuela. Confiesa que de niña convivía con algunos complejos y no era especialmente bonita, lo que provocaba las constantes burlas de sus compañeros.

Pero según fue haciéndose mayor dejó de ser el patito feo y afloró su hermosura, así como la seguridad en sí misma. Además, descubrió virtudes en su inexplorado universo interior, como su don para cantar.

No obstante, aquello lo sintió como un hobby y, terminada la escuela, se matriculó en Física y Matemáticas. Poco después el teatro cambiaría su vida: “Hice una obra donde di vida a una viejecita cuyo hijo se iba a la guerra".

Un día su profesor de interpretación la instó a presentarse a una prueba y la seleccionaron para participar en la obra 'El jardín de los cerezos', que supuso su debut profesional, en 1977. 

Fue entonces cuando adquirió el nombre artístico de Elba Escobar, bajo el cual se involucró en obras como 'Se solicitan unas manos para el general' y 'La bicicleta volará', entre otras.

Más tarde conoció al escritor y director José Ignacio Cabrujas, quien le propuso hacer la obra 'Los ángeles terribles'. Su salto a la televisión –por la que no había mostrado interés hasta ese momento– fue gracias a Ibrahim Guerra, que le ofreció hacer teleteatro. A partir de entonces, no pudo renunciar a un medio en el que empezó a tener grandes oportunidades.

Su primer papel en una novela fue en 1980 en 'Rosángela', que precedió a Emilia y 'Jugando a vivir'. Después, en 1983, se estrenó en la gran pantalla con tres películas: 'La casa de agua', junto a Hilda Vera, 'Cóctel de camarones' y 'Homicidio culposo'. Gracias a estas se alzó con el Premio Municipal como Mejor Actriz del Año.

Además, en aquel momento comenzó el programa 'El show del bolero', donde mostró su faceta musical durante más de una década.

Mamá coraje

Y mientras crecía profesionalmente, también lo hacía en lo personal. En 1990 se convirtió en madre de Simón, fruto de su fugaz relación con el cantante Armando Biart: “Pertenezco a esa generación de mujeres que por vez primera se independizaron y decidieron experimentar relaciones prematrimoniales antes de atarse a un hombre de por vida. Cuando decidí tener a mi hijo sola, fue un escándalo en Venezuela, pero seguí adelante”.
 

Telenovelas: 'La loba herida'

Su personaje en 'La loba herida' era La Franca. “Una mujer que ha sacado 
a sus hijos adelante sin ayuda de nadie y que siempre está de mal humor. Pero con el tiempo acaba siendo justa y revelando el verdadero origen de Mateo, a quien ha hecho creer que es su madre”.
 

'Contra viento y marea'

En 'Contra viento y marea' due una madre coraje. Interpreta a Mística Gamboa, una mujer que trabaja duro como vendedora en un puesto de comida para sacar adelante a su hija Azúcar: “Me fascinó este papel, entre otras cosas porque me hacía rememorar la calle donde nací”.
 

'Se solicita 
príncipe azul'

Se grabaron 140 capítulos, que tuvieron lugar en varias localizaciones 
de Venezuela, en 2005. En 'Se solicita príncipe azul' compartió créditos con Gaby Espino, Rafael 
Novoa, Caridad Canelón, Christina Dieckmann y Daniela Alvarado, con la que guarda 
una gran amistad.
 

'La vida entera'

Dentro de 'La vida entera' es una psicóloga llamada Cordelia: “Me estoy divirtiendo porque es una mujer curiosa: tiene una forma simpática de ser insoportable. Con su marido no se habla y a su hijo lo fastidia porque se casó con una mujer que no le gusta”.

Sobre los escenarios

Además de actriz, debutó como directora teatral con 'Relatos borrachos', donde narra experiencias de varias personas en estado de embriaguez.
 
Como intérprete tiene una trayectoria mas amplia y ha participado en obras como '400 sacos de arena', 'Mi marido es un cornudo' y 'Glorious', la peor cantante del mundo.
 

También, escritora

Además, escribre y tras 'Reconciliándome con mi Afrodita', lanzó en 2010 
'Ni doña ni doñita': “Se trata de un libro de autoayuda para que las mujeres encuentren la paz y el equilibrio a partir de los 50 años”.






FOTOS





Elba Escobar

Leonardo Padrón

P
oeta, guionista de cine y televisión, ensayista, cronista, articulista, editor, locutor y, para las telenovelas, uno de los autores más reconocidos de Venezuela. Este es el currículum de Leonardo Padrón Bastardo, que nació el 12 de noviembre de 1959 en Caracas. 


Aunque sus padres, Rafael, economista, y Elba, trabajadora social, intentaron sobreproteger a su único hijo, el chico les salió “rebelde” y con 17 años se marchó a estudiar a Estados Unidos.

“Quería ser músico, concretamente Mick Jagger, pero descubrí que mi única habilidad para la música era escucharla. Por eso me fui a Tennessee para convertirme en ingeniero de sonido”.

Pero las clases con algoritmos e integrales le aburrían y se las pasaba leyendo a Onetti, Lorca, Cortázar, García Márquez… Así descubrió su verdadera vocación: las letras.

Y regresó a su país y se matriculó en la Universidad Católica Andrés Bello, donde se graduó en 1981.

Un año antes empezó a coquetear con el cine, al inscribirse en un taller organizado por el Consejo Nacional de la Cultura, lo que le abrió las puertas del canal RCTV como guionista de programas.

Poeta por encima de todo, en 1983 recibió su primer premio literario con el poemario ‘La orilla encendida’.

En esta fecha firmó el guión de ‘La primera vez’, película que arrasó en taquilla.

También puso su creatividad al servicio de largometrajes para televisión (‘La madame‘, ‘Cuerpos clandestinos‘, ‘Luna de sangre…’) y documentales.

Estrenó el año 2000 con ‘Amantes de la luna llena’ y otro guión de cine, ‘Manuela Sáenz’, con el que cosechó varios galardones.

En la radio desarrolló el programa de entrevistas ‘Los imposibles’, por el que han pasado artistas como Carmen Maura…

… el cantante colombiano Juanes…

… el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa…

… y Ruddy Rodríguez, entre otras. A la actriz venezolana la elegió para protagonizar su novela ‘Amantes de la luna llena’ en 2000.

Y mientras seguía enamorando al público con sus historias, la última, ‘La mujer perfecta’, protagonizada por la fallecida Mónica Spear, él vivía su propia telenovela: se divorciaba de su segunda esposa, la también guionista Elsa Echeverría y madre de sus mellizos, Constanza y Santiago (12 años). “Son mi spa y mi droga”, ha dicho, y los culpables, en parte, de que se haya atrevido con la literatura infantil: La jirafa y la nube en 2012 y La niña que se aburría con todo un año después. También en esto ha triunfado.





FOTOS






Leonardo Padrón 

domingo, 1 de junio de 2014

Nohely Arteaga

Nació el 5 de diciembre de 1963, en Caracas, Venezuela. “Era la cuarta de cinco hermanas y recuerdo que estábamos muy unidas. Tuve una infancia bonita, pese a que mis padres se divorciaron cuando yo tenía 8 años”. Aunque por separado, estos nunca descuidaron su educación y a ellos les debe su temprana inquietud artística: “Mi padre me llevaba al cine desde muy pequeña y mi madre me enseñó a leer y me ayudó a involucrarme en la actuación”.

Siempre soñó con rodar una película junto a Carmen Maura o estar en una isla desierta con Richard Gere o Michael Douglas. Nada de eso ha logrado aún Nohely Arteaga, pero sí convertirse en una reconocida actriz, feliz y orgullosa madre de dos hijos. 

Con 14 años se inició en la Escuela de Teatro de Gonzalo J. Camacho y, después, en el taller de Nelson Ortega: “Me lo tomaba muy en serio porque sabía que era la profesión a la que quería dedicarme cuando fuera mayor”.

Enseguida empezó a participar en sus primeras obras infantiles y musicales, e, incluso, hizo sus pinitos como modelo. En 1983 llegó su primera oportunidad en televisión. Fue en la telenovela 'María Laura'. A esta le siguieron pequeñas participaciones en 'La salvaje' y 'Leonela', donde la vio la escritora Delia Fiallo y la eligió como villana para 'Topacio'.

Tras grabar Atrévete, se armó de valor y en 1987 se marchó a Argentina para hacer su primera novela extranjera: 'Tu mundo y el mío': “Tenía 23 años y el equipo me adoptó como una hija”.

Concluida esta, regresó a Venezuela para debutar en el cine con Asesino nocturno y sumarse al elenco de Alma mía, que grabó en 1989, pero que tuvo que abandonar al enterarse de que estaba embarazada. A finales de año nació Óscar Leonardo. Era fruto de su primer matrimonio, con Óscar Abad, que pronto acabaría en divorcio: “Nos casamos muy jóvenes y duramos cinco años”. Luego se casó con Hernán Pérez y tuvo un hijo del mismo nombre.

La maternidad no le impidió seguir trabajando y en 1990 se involucró en un nuevo proyecto, 'Emperatriz'.  Después llegaron 'La traidora' y 'Las dos Dianas', que grabó en 1992: “Esta telenovela supuso mi verdadero lanzamiento como actriz”. Pese a los halagos del público y la crítica, Nohely mantuvo los pies en la tierra.

Telenovelas: 'Las dos Dianas'

Según sus propias palabras, 'Las dos Dianas'. “Fue la novela que más satisfacciones me ha dado porque además de estar escrita por uno de los mejores, José Ignacio Cabrujas, interpreté dos personajes totalmente diferentes entre sí, lo que supuso un gran reto: me demostré a mí misma de lo que era capaz”.
 
 

'El país de las mujeres'

Fue Julia Gallardo en 'El país de las mujeres'. “Es una luchadora, emprendedora y algo tímida. Se casó muy joven e ilusionada, pero al poco tiempo se lleva una gran decepción cuando pilla a su marido con otra en la cama”.



'De todas maneras Rosa'

Cuenta la actriz que quedó seducida por el guión. “Cuando leí el guión no 
dudé en aceptar; me pareció una historia fresca, poco común y, sobre todo, llena de humor”.  Fue Santa Bermúdez: “Es la hermana 
de la protagonista (Marisa Román), 
una mujer que vive en un humilde barrio 
de Caracas y que quiere salir de él 
y ascender socialmente”.



'La traidora'

Fue Dayana en 'La traidora'. "Es una mujer ambiciosa que urde un plan para desbancar a su prima de la dirección de la empresa familiar". Las grabaciones tuvieron lugar en Venezuela, durante 1991.



'Toda una dama'

Empezó una nueva etapa con 'Todo una dama'. “Tengo 45 años y 
me encanta asumir papeles de madre o señora de edad, como Imperio Laya, el que interpreto 
en esta telenovela”.
Comparte créditos con Christina Dieckmann, Ricardo Álamo, Alfonso Medina, Guillermo Dávila y Carlos Felipe Álvarez. 
 

En el teatro: 'La ratonera'

Siente auténtica pasión por el teatro. “Lo que sientes sobre el escenario es como un orgasmo 
y es donde realmente creces como actor”. Además, '
En La ratonera', ejerce como productora.
 
 
 

'A 2.50 la Cuba Libre'

Nohely lo ha logrado un gran reconocimiento en el teatro gracias a títulos como 'A 2.50 la Cuba Libre', 'Locas, trasnochadas y melancólicas' (en la imagen9 o 'Palabras encadenadas'.





FOTOS




Nohely Arteaga

David Chocarro

H
a roto muchos corazones en la ficción, pues le han perseguido los papeles de mujeriego, pero en la vida real se define como un romántico empedernido: “Soy de los que se enamora a primera vista y me entrego por completo”. Esta virtud es una de las muchas que tiene David Chocarro, nacido en Buenos Aires, Argentina, el 5 de abril de 1980. 


De niño su ilusión era “vender helados o llegar a ser mayordomo”. Sin embargo, poco a poco heredó la pasión de su madre, el béisbol, y sus objetivos cambiaron: “Mi madre era jugadora profesional y a los 11 años empecé a practicarlo en la escuela”. En 1998 llegó a formar parte del equipo New Yankees de Venezuela.

Pese a la proyección que había alcanzado, David decidió abandonar el deporte profesional motivado por otras inquietudes, entre ellas la interpretación. “La afición por el arte me la inculcó mi padre, que es escritor, compositor, director, actor... En resumen, un hombre con mucho talento”.

Sus primeros trabajos en el mundo artístico fueron como modelo, llegando a encabezar importantes campañas publicitarias.

Una de estas se desarrolló en Italia a finales de 2002, y allí coincidió con la modelo y actriz Carolina Laursen: “El viaje duró tres meses y desde aquel momento nunca más nos volvimos a separar. Me enamoró su dulzura, sencillez, inteligencia y generosidad. Sin duda, es la persona más importante de mi vida”. Se casaron y tienen dos hijas, Allegra y Brigitta.

A su buen momento sentimental se sumó la buena racha en lo profesional, pues de regreso a Argentina le llegó su primer papel. Fue en Floricienta, novela que grabó en 2004. Enseguida, llegaron pequeñas participaciones en ‘Kiebre‘, ‘Alma pirata’, donde se interpreta a sí mismo, o ‘Sos mi vida’.

En 2009, además de grabar ‘Casi ángeles’, se estrenó como presentador en ‘Spa de hombres’, un programa dedicado al cuidado, y como padre.

Al año siguiente viajó a México para sumergirse en las grabaciones de ‘Los exitosos Pérez’. 
Concluida esta, se instaló en Miami, donde firmó un contrato con Telemundo. Su primera novela bajo el mando de la productora estadounidense fue ‘Alguien te mira’, con la que logró alcanzar proyección internacional. En ella trabajó con Rafael Amaya, Danna García y Christian Meier.

Gracias a este trabajo, en 2011 confiaron en él para formar parte del elenco de ‘Aurora’, junto a Eugenio Siller.

Y después interpretó a los gemelos Adolfo y Leonardo, un hombre tetrapléjico, en ‘La casa de al lado’: “Ante un nuevo proyecto, y más en esta ocasión, siempre me pongo nervioso y siento que no voy a poder hacerlo, pero nunca digo que no por ello. Creo que las mayores satisfacciones llegan precisamente con los grandes desafíos”.

Y así sucedió, pues su soberbia interpretación le hizo merecedor de los elogios de la crítica y el público. Además, recibió la llave de la ciudad de Miami de manos del alcalde, quien valoró todo lo que el actor había alcanzado en tan poco tiempo.

Por si fuera poco, la revista ‘People en Español’ lo incluyó en la lista de los 15 hombres más sexis de 2011: “Me siento muy halagado, pero no me considero sexi; más bien creo que es una forma de reconocer mi momento profesional”.

Al año siguiente obtuvo su primera oportunidad como protagonista. Fue en la telenovela ‘El rostro de la venganza’: “Siempre había querido estar a la cabeza de un proyecto y, sin duda, superó mis expectativas. Este trabajo vino a coronar todo el esfuerzo de años”.

También, debutó como director en la puesta en escena de la obra ‘Futurofobia’, protagonizada por su mujer.

Recientemente participó en el reality ‘Top chef estrellas’ y resultó vencedor. Los beneficios los donó íntegros a la Fundación Aldeas Infantiles SOS de Honduras, que ayuda a las familias más desfavorecidas.

Al mismo tiempo que demostraba sus habilidades culinarias,  se sumergió en las grabaciones de la telenovela ‘En otra piel’, donde interpreta a Diego Ochoa, un hombre enamorado, trabajador y con muchos sueños artísticos.

Y precisamente este tipo de aspiraciones son las que tiene él. Ahora, entre sus metas profesionales está llegar a Hollywood: “Estoy trabajando duro para conseguirlo, estudio inglés y participo en cortometrajes aquí y allá para ir acercándome poco a poco”.

Además, le encantaría poder interpretar a James Bond. “Si algún día vuelve el agente 007 a la pantalla ¡aquí estoy!”.





FOTOS





David Chocarro

Vanessa Saba

"Soy ambiciosa, aunque no hasta el nivel de mis personajes, y mucho más tranquila que ellos, pese a que a veces me obsesiono con las cosas. Puedo ser conflictiva conmigo misma, pero no con los demás”. Así es Vanessa Saba, que nació el 23 de junio de 1975, en Lima, Perú.

De padres peruanos –el economista Daniel Saba de Andrea y la profesora Aída Zarzar Casis– y abuelos palestinos, Vanessa heredó unos bellos rasgos que la ayudaron a trabajar como modelo: “Estaba perdiendo el tiempo estudiando publicidad, que no me gustaba nada, cuando me propusieron hacer unos anuncios”.

De su estreno como modelo surgió la oportunidad de presentarse a Miss Perú en 1995. Quedó primera finalista y conoció al director Cusi Barrios que le ofreció un papel en la serie 'La captura del siglo': “Acababa de matricularme en el taller de actuación de América Producciones. Creo que me eligieron por mi parecido con el personaje: la revolucionaria Maritza Garrido Lecca”.

Y aquel director no solo sentía admiración por Vanessa, sino que empezó a enamorarse de ella. Su plan de conquista tuvo sus frutos en 1999 cuando ambos volvieron a trabajar juntos en la telenovela 'Cosas del amor', pero el romance finalizó solo unos meses después.

En 2001, además de participar en lo obra infantil 'El mago en el país de las maravillas', debutó como protagonista en 'Éxtasis'.

Sin embargo, su alegría se tiñó de tristeza cuando la producción fue retirada por falta de audiencia: “Me dio pena porque mucha gente se quedó sin trabajo. Por suerte, yo ya tenía cerrada una nueva novela”. Se refería a 'Soledad', que empezó a grabar a finales de ese mismo año.

En 2003 hizo de las suyas en 'Demasiada belleza', novela que compaginó con la puesta en escena de 'Las vacaciones de Betty'. Su buen momento profesional se vio ensombrecido por la crisis y posterior ruptura con Sergio, con quien en ese momento participaba en la obra 'La importancia de llamarse Ernesto'. Esto la sumió en una gran tristeza.

En contrapartida, de sus dolorosos sentimientos brotó la inspiración para componer canciones que reunió en un disco, Hasta el sol, que lanzó en 2005: “Es un sueño que tenía desde hace diez años y por fin he logrado llevarlo a cabo”.

Se subió a las tablas con la obra 'La verdad de las mentiras', de Mario Vargas Llosa, quien la eligió para este papel: “Me puse nerviosa cuando supe que iba a trabajar con Mario Vargas Llosa, pero se me pasó cuando lo conocí”. Además, se desnudó en el cine con Una sombra al frente. En 2009 asumió el papel más exigente de su carrera en el filme Cuatro, dirigido por su novio, con quien además contrajo matrimonio el 21 de noviembre en una ceremonia civil.

En el amor

Tras participar en 'Luz María', conoció a Sergio Galliani, su compañero en 'Pobre Diabla', que grabó en 2000. Sin embargo, no comenzaron a salir hasta terminada la novela, cuando ambos se involucraron en un nuevo proyecto: la obra 'La fierecilla domada', de Shakespeare. Aunque a los tres meses rompieron, poco después se reconciliaron, pero no por mucho tiempo.
 
Su segundo gran amor fue Max Goller, un joven peruano que vivía en Chile: “Le conocí en la boda de un primo y fue un flechazo”. Aunque a los seis meses se fue a Chile a vivir con él, el trabajo los separaba continuamente y, con el tiempo, hizo mella en su relación hasta romperla definitivamente. 
 
Fue otro hombre el que sanó su corazón roto. Se trataba del director Frank Pérez-Garland, director de la película 'Un día sin sexo', en la que trabajaron juntos en 2006. Un romance que suscitó la polémica porque la exmujer del cineasta y madre de su hija de 3 años, la actriz Melania Urbina, también participaba en este proyecto.
 

'Pobre Diabla'

Hizo de villana: “Me encantó este papel, aunque pasados los primeros meses empecé a cansarme de insultar 
y conspirar contra Fiorella, papel 
que interpretó Angie Cepeda”. En la novela, 'Pobre Diabla' coincidió con Teddy Guzmán, con quien forjó una amistad.
 

'Cosas del amor'

Interpreta a la malvada Marcela: ”Era una mujer con carencias afectivas desde niña”– quien se disputa el amor de Chalo con la dulce Valeria. Similitudes. “Solo me parezco a Marcela
en que soy independiente, pero nada más. Yo soy familiar, tranquila, espontánea…”.

'La Perricholi'

Se grabó en Lima (Perú), durante 2011.  Interpreta a un personaje histórico, la marquesa Francisca de Altamirano,que tiene un lado oscuro: “Es una mujer con una gran lucha interna porque sus deseos carnales y de ser amada por un hombre se contraponían con sus convicciones religiosas”.


'Corazón de fuego'

'Corazón de fuego' se grabó en Perú durante 2011 y 2012. Compartió créditos con Natasha Klauss, Tiberio Cruz, Alessandra Denegri, Javier Valdés, Aurora Aranda, Sonia Oquendo y Julián Legaspi, entre otros muchos.


En el cine: 'El vientre'

Sus películas más destacadas son 'Un día sin sexo', 'El vientre', 'Paraíso' y 'Ella y él', que rodó en 2013 y donde cuenta la historia de un hombre y una mujer que se enamoran en plena crisis de los 40.
 
 
En 'Ella y él', es una cinta que protagoniza y también debuta como guionista: “Hace dos años me puse a escribir cuentos y poemas y mi esposo me dio la oportunidad de trabajar con él. Le estoy agradecida por haberme abierto un nuevo camino”.
 

La música

En 2005 debutó en la industria discográfica con 'Hasta el sol': “Todas canciones tristes, excepto el tema que da nombre al disco”, cuenta ella misma.






FOTOS





Vanessa Saba

Paulo Quevedo

Paulo César Quevedo, que vino al mundo el 1 de febrero de 1975 en Ciudad Juárez, México, donde se crió junto a sus cinco hermanos mayores: “Mi ciudad está llena de peligros y he visto de todo, desde personas que morían víctima de los vicios hasta todo tipo de accidentes”.

Pero él no se dejó llevar por aquello, pues desde que era muy pequeño lo que realmente despertaba su entusiasmo era el mundo del espectáculo: “Siempre quería ser el centro de atención y mi meta era poder participar en el programa ‘Siempre en domingo’. Por eso empecé a cantar en un coro e incluso llegué a la categoría de tenor”.

 Por caprichos del destino, varios productores de Televisa visitaron su ciudad en busca de talentos: “Me presenté a un multitudinario casting, tenía la certeza de que me seleccionarían y así fue”. Fue entonces cuando, siendo aún un adolescente, se marchó a vivir a México D. F.

Su talento hizo que pronto empezase a recibir ofertas: “Al principio, me dieron pequeños papeles. Llegué a probar suerte también en Hollywood, donde tuve la oportunidad de trabajar con Bruce Willis, Melanie Griffith y Jeremy Irons”.

En 1995, tras ganar un concurso de canto en Texas, Televisa lo escogió para formar parte del grupo musical 'Tierra Cero'. Dos años después, entró en otra banda, Kairo, donde además de cantar componía algunos temas, como 'E una nana': “Con esta canción quería promover el cuidado del planeta y un espíritu positivo ante la vida”.

Al mismo tiempo que triunfaba en Latinoamérica, empezó a sumergirse en el mundo de la moda, participando en importantes campañas publicitarias.

Pero lo mejor estaba aún por llegar.“Me dieron la oportunidad de aparecer en una telenovela y ahí nació mi vínculo con este nuevo mundo que me cautivó”.

 En 1999, cuando la formación se disolvió, reafirmó su vocación en 'Alma rebelde'. Dos años después participó en 'Amigas y rivales', y al año siguiente viajó a Brasil para grabar 'Vale todo', su primera producción con Telemundo.

Tras este trabajo, se instaló en Miami, donde se sumergió en las grabaciones de 'Amor descarado'. Así podría definirse el suyo con Silvia Irabién, con quien protagonizó un polémico romance y con la que rompió a mediados de año.


Aficionado el fútbol

“Fui al Mundial de Sudáfrica para asistir al partido 
de México-Sudáfrica. Pero antes hicimos 
un safari y visitamos varias ciudades. Solo conocía África a través de documentales y me quedé impresionado”, cuenta Quevedo.
 
 
 

Recuerdos de España

Recuerda con cariño su estancia en España.  “Estuve en Madrid, donde disfruté de la vida nocturna, y en Zaragoza, una ciudad tranquila que me fascinó. Los españoles 
son gente muy bella y me sentí como en casa”.
 
 
 

Telenovelas: 'Una maid en Manhattan'

Da vida a Víctor, un joven alcohólico y mujeriego que lucha por recuperar a su mujer (Litzy) y a su hijo Lalo (Jorge Eduardo García). “He podido explorar otros registros, pues es la primera vez que muestro mi lado bueno y paternal en una telenovela”, asegura el actor.


'Doña Bárbara'

Su personaje, Balbino, fue perdiendo fuerza en el transcurso de la trama: “Me vendieron que sería el segundo de la historia y en los primeros capítulos vi que no era así. A la segunda queja llegaron las consecuencias: me despidieron. Alegaron que llegaba tarde a las grabaciones, pero no era cierto”, cuenta Quevedo.
 
 

'Madre Luna'

Hizo de Tirso Reinoso. Es el capataz de la hacienda 
de la familia Cisneros bajo cuya apariencia 
de hombre honesto y leal se esconde un asesino 
que pretende destruir a Alejandra, papel interpretado por Amparo Grisales.


'Corazón apasionado'

Las grabaciones tuvieron lugar en Miami durante 2011.
Triste final. “Felipe es un ser ambicioso y cobarde, fruto de la falta de amor y los malos tratos 
que recibió en su infancia. Justo cuando da un giro a su vida y se enamora de Carmen [Patricia de León], la muerte lo sorprende”.
 
 

'Marido de alquiler'

La producción obtuvo siete nominaciones en los Premios People 
en Español 2013; su compañera Maritza Rodríguez se llevó el galardón de Mejor Villana.







FOTOS







Paulo Quevedo

Ingrid Martz

T
iene talento y una belleza fuera de serie. Dos armas de gran calibre que, sin embargo, no funcionan sin constancia, esfuerzo y optimismo. Gracias a estas virtudes, Ingrid Martz, que vino al mundo el 17 de septiembre de 1979 en la capital mexicana, ha alcanzado cada una de sus metas profesionales y personales. 


Su belleza y desparpajo pronto hicieron presagiar que su futuro tendría que ver con el mundo artístico: “Desde que tuve uso de razón supe que quería ser actriz. De hecho, jugaba a interpretar personajes y me lo creía”.


Más tarde, ingresó en el Centro de Actuación de Televisa, donde pronto destacó por su talento. Por fin en 1995 le llegó su primer papel en televisión, en la telenovela ‘María José’. 
Le bastó este personaje para que empezasen a lloverle las ofertas, incluso de cine.

 En 2001 le llegó ’El derecho a nacer’, junto a Maite Embil, Kate del Castillo, Saúl Lisazo y Sabine Moussier.


 Y se visitó de época para ‘Amor real’, en 2005. En la telenovela interpretaba a una mujer de clase alta casada con el político corrupto Ramón Márquez (Carlos Cámara).

 En 2006 descubrió que le gustaban las mujeres en la película ‘Así del precipicio’.


 Por ese trabajo se llevó la Diosa de Plata, uno de los premios de cine más prestigiosos de México.

 Lejos del papel de lesbiana que interpretaba en la película, dejó que un hombre le robara el corazón. Se trataba de Jon Ecker, hijo del actor Guy Ecker, su compañero en la telenovela ‘Heridas de amor’, que grabó a finales de ese año.

 En 2008, tras participar en ‘Tormenta en el paraíso‘, rodó ‘Ángel caído’, donde tuvo ocasión de trabajar al lado de Sebastián Zurita, Humberto Zurita y Christian Bach. Al término de esta, le llegó su primer papel protagonista. Fue en ‘Zacatillo, un lugar en tu corazón’.

 En contrapartida, este trabajo le demandó tanto tiempo que desestabilizó su relación con Ecker, con quien terminó: “Yo trabajaba de lunes a sábado y es muy complicado no poder estar juntos casi nunca”.

 En 2009 se atrevió a desfilar para el diseñador Rafael Hernández.

 Si como protagonista dio la talla, también lo hizo como presentadora en el programa ‘Estilo DFTV’, que se podía ver a través de Internet. Sin embargo, siguió su andadura como actriz con ‘La que no podía amar’, que grabó durante 2011. En esta historia se enamora de un joven inmaduro al que da vida Osvaldo Benavides.

 Ese año fue imagen de una firma de cosméticos con su madre, Rocío Vega.


Al año siguiente, se subió a las tablas con ‘Busco al hombre de mi vida, marido ya tuve’, que narra las peripecias de tres mujeres desequilibradas tras ser abandonadas por sus maridos y que persiguen la felicidad sin que esta dependa de un hombre. Pero en su estado de felicidad sí tuvo que ver uno: el piloto Guillermo Téllez, con quien empezó. Esta relación duró dos años.

 Sin embargo, no todo fueron episodios felices, pues una operación de rodilla la obligó a hacer un paréntesis profesional durante meses. A este pequeño bache, se sumó una tragedia: la muerte de su padre, el 25 de enero de 2013.

 A mediados de ese año empezo a grabar ‘Corazón indomable’, donde se encapricha de Octavio (Daniel Arenas).

 Su siguiente y última telenovela de momento es ‘Qué pobres tan ricos’, con Mark Tacher.

 A sus 34 años, Ingrid Martz cuenta con una larga y sólida trayectoria profesional, aunque es consciente de que aún le queda un largo recorrido. En el terreno personal, sueña con llegar a encontrar de nuevo el amor y convertirse en madre.





FOTOS







Ingrid Martz