miércoles, 5 de marzo de 2014

Henry Soto

Pediatra, abogado, gitano circense o militar han sido alguna de sus profesiones. Pero fuera de la ficción solo ha tenido una: la interpretación, su vocación y pasión.

Henry Soto cuenta con una larga trayectoria marcada por el éxito, aunque también ha conocido el fracaso, tanto profesional como personalmente. Lejos de dejarse llevar por este, ha sacado la parte positiva para seguir creciendo como actor y persona.

Vino al mundo el 29 de mayo de 1961, en Caracas, Venezuela: “Nací medio muerto, y si no llega a ser por la ayuda del portero de mis padres, no habría sobrevivido. Me llamo Henry en su honor”.

Cuando recuerda su infancia, confiesa que no fue fácil: “Mi madre era muy severa y me sentía solo. Viví gran parte del tiempo en mi habitación, quizá eso fue lo que despertó mi creatividad”. Además, la música se convirtió en su mayor refugio: “Empecé a escribir canciones y a ver películas de Joselito, con el que me sentía muy identificado: él vivía encerrado en un colegio militar y yo en un cuarto”.

A los 12 años sintió por primera vez la libertad cuando se fue a estudiar a Estados Unidos: “Allí empecé a mejorar en mis estudios, pero no pude estar mucho tiempo porque mi padre se quedó sin dinero. Al volver a Venezuela fue cuando decidí hacer teatro”.

También se matriculó en Arquitectura, carrera que no terminó: “No era lo mío, así que seguí haciendo teatro y monté junto a varios amigos una banda de rock llamada Rapsodia”. 


Sabina, Serrat, Miguel Ríos o El Último de la Fila fueron sus fuentes de inspiración

Y mientras crecía profesionalmente, también lo hacía en el terreno personal: “Me casé con solo 18 años porque mi novia y yo queríamos vivir juntos”. 

Fruto de su amor nacieron Sharon Dayana, en 1981, y Fernando José, en 1989. Poco después, llegó el divorcio.

En el terreno familiar

Fruto de su primer matrimonio nacieron Sharon Dayana y Francisco José, y del segundo, con la productora Leonor Sotillo, Leonardo Enrique. Su siguiente relación no llegó a formalizarse, pero de esta nació su cuarto retoño: Maia.
 
 

La música, su otra pasión

Junto a varios amigos formó el grupo de rock and roll 'Rapsodia'.
 

Visitó Madrid en 1993

Vino cuando 'Kassandra' triunfaba en España. Durante su visita, eran constantes las muestras de cariño de sus admiradores.
 

Sus telenovelas: 'Kassandra'

Las grabaciones tuvieron lugar en 1992, en Venezuela. En España la vimos un año después, en TVE.
Da vida al gitano Randú, un hombre apasionado que se gana
la vida trabajando en el circo. “Fue un personaje que me dio muchos placeres”.
 

'Harina de otro costal'

Se grabó en 2010, en Venezuela.
No enganchó a los espectadores venezolanos. Pese al poco éxito de la tira, esta se vendió en países como Guatemala, Estados Unidos, Chile y Ecuador.
 

'Todo por tu amor'

 “Para dar vida a Sergio, un hombre paralítico, visité el departamento de rehabilitación del Hospital Vargas, donde conocí a una chica que me enseñó cómo podía moverme
y qué cosas podía y no podía hacer”.

'La vida entera'

“Segundo es un policía maltratado por su esposa (Beatriz Vásquez). En algún momento todos nos hemos sentido así”.
 

'Guerreras y Centauros'

“Venezuela vive un momento difícil en el que se producen muy pocas novelas, por eso estoy muy contento de que haya llegado a mis manos este proyecto”.
“Es la primera novela de época que se hace en mi país. Está ambientada entre los años 1821 y 1863, tras la batalla de Carabobo”.
 

En el teatro: 'La Tempestad'

Uno de sus últimos éxitos teatrales ha sido 'La Tempestad', donde da vida a Próspero, un Duque que tras ser despojado de su posición nobiliaria por su propio hermano Antonio, sobrevive al destierro junto a su hija Miranda en una pequeña isla desierta en la que permanece 12 años.
 

'Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?'

También ha interpretado 'Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?', de Adolfo Marsillach, que aborda los encuentros y desencuentros de una pareja.
 
 
FOTOS
 


Henry Soto

No hay comentarios:

Publicar un comentario