miércoles, 5 de marzo de 2014

Christian Bach

E
s considerada una de las villanas más atractivas de la televisión y también una de las más queridas, pese a haber hecho de las suyas en infinidad de historias. “Los personajes de mala son los que más me divierten”, asegura. Pero  fuera de las cámaras Adela Christian Bach Bottino es una mujer entregada a su familia y a sus amigos.

 Nació el 5 de mayo de 1959 en Buenos Aires, Argentina. “Allí me inicié en el mundo artístico: empecé haciendo danza –pasión que heredé de mi madre y mi abuela, que fueron bailarinas reconocidas– y a los 16 me sumergí en la interpretación. Creo que el deporte y el arte aportan una forma de vida basada en la disciplina; aprendes que nada se consigue de un día para otro”. 


Sin embargo, ella consiguió enseguida su primer papel importante cuando, durante uno de los exámenes en la escuela de interpretación, la vio un director y le ofreció protagonizar la obra ‘Casa de muñecas’.

También por caprichos del destino su nombre llegó a oídos del productor Valentín Pimstein, que había viajado a Argentina en busca de nuevos talentos. “Me ofreció irme a México a trabajar, pero dije que no porque era muy joven y, además, estaba haciendo una telenovela en Argentina”.

La película ‘Brigada en acción’ y un proyecto teatral le obligaron a rechazar posteriores propuestas de Pimstein. “Hasta que las cosas empezaron a ir mal en mi país y acepté participar en la telenovela ‘Verónica’”. Bastaron cinco capítulos para que Televisa le ofreciese un contrato de exclusividad.

Fue así como en 1979 fijó su residencia en México y se sumergió en las grabaciones de ‘Los ricos también lloran’. Después, se subió a las tablas con obras como ‘Antes de que te vayas’. “Quería demostrar mi talento y ganar más credibilidad”.

En 1981 participó en ‘Soledad’, donde hizo pareja con Humberto Zurita. La química entre ellos también sobrepasó las pantallas y ambos iniciaron un ambicioso proyecto: la productora Zuba. “Queremos innovar y hacer productos diferentes; un entretenimiento inteligente porque no hay que subestimar al espectador”. Su buena comunicación laboral pronto dejó paso a una relación sentimental. 


En 1982 se sumergió en las grabaciones de ‘El amor nunca muere’ y, un año después, hizo ‘Bodas de odio’, novela con la que logró la consagración.

En 1986 hizo de nuevo tándem con Zurita en ‘De pura sangre’ y, ese mismo año, el 3 de febrero, contrajeron matrimonio.


”Formalizamos nuestra relación porque queríamos ser padres”, recuerda Christian. El 22 de noviembre nació Sebastián y, ocho años después nacería Emiliano.

‘Encadenados’ fue la siguiente novela que el matrimonio protagonizó y, después, produjeron ‘Bajo un mismo rostro’, donde Christian también fue protagonista.

Luego llegó ‘Cañaveral de pasiones’: “Empezamos a grabarla veinte días antes de que saliera al aire. Todo un reto”. Tras esta, Bach se sumó al elenco de ‘La antorcha encendida’. Fue su último trabajo con Televisa.

En 1996 firmó un suculento contrato con TV Azteca, con quien grabó ‘La Chacala’.

Aunque dejó Televisa, siempre recordó con cariño a uno de los grandes productores del ente, Ernesto Alonso: “Tuve mucha suerte al trabar con él. Las protagonistas que me ofreció siempre fueron fuertes, no estúpidas”.

En 2002 y después de trabajar en varias producciones se instaló con los suyos en Miami: “Fui a hacer un anuncio y me quedé. Además, mi hijo mayor, que tenía 18 años, quería practicar su inglés ”.

Los siguientes años estuvo centrada en otros proyectos. Además de ser imagen de varias firmas, emprendió otros negocios: “He lanzado una marca de gafas con mi nombre. Además, tengo otra de bolsos de piel”. 


En 2010 regresó a las pantallas con ‘Vidas robadas’, pero después volvió a hacer un parón: “Me han ofrecido varias novelas, pero es el último año que mi hijo Emiliano esta en casa antes de ir a la Universidad en Nueva York y quiero disfrutar de él. Mi prioridad ha sido siempre mi familia”.

Cerró este paréntesis en 2013 para hacer ‘La Patrona’, un proyecto de Telemundo que le entusiasmó desde que leyó el guión. Su excelente trabajo en esta novela le valió el premio Tu Mundo a la Mala Más Mala.

Además, en septiembre, estrenó la película mexicana ‘Deseo’.

‘El deseo’, junto a Mauricio Islas y Gabriel Soto es, hasta el momento, su última película.

Y ‘La impostora’ la novela que graba para Telemundo y en la que trabaja con su primogénito, Sebastián.

A sus 54 años, Christian Bach 
puede presumir de seguir asumiendo importantes papeles, conservar una belleza deslumbrante 
y gozar de una estabilidad sentimental digna de admiración. 



FOTOS

    

Christian Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario