miércoles, 22 de enero de 2014

Sebastián Zurita

“P
uedo presumir de tener un carácter fuerte y ser ambicioso, porque me ha ayudado a llegar donde he querido y 
a desarrollar muchas facetas en mi vida. Si dependiera de mí, conquistaría el mundo”. De esta forma se enfrenta a la vida Sebastián Zurita, que nació el 22 de noviembre de 1986, en Ciudad de México.

La fama de sus padres, los reconocidos actores Humberto Zurita y Christian Bach, marcó su infancia y también su vocación.

Le permitieron participar a los 9 años en la telenovela ‘Cañaveral de pasiones’.

Sin embargo, su vena artística hizo que buscase otras vías de expresión como la música. Formó una banda de rock junto a sus amigos.

Tuvo que abandonarlos en 2002, cuando se mudó a Miami, pero no tardó en unirse a otro grupo, Surrealm. Se hizo cargo de la guitarra y la batería.

 También destacó en los deportes: “Hacía taekwondo y estuve 5 años en la selección mexicana de hockey sobre hielo”.

 “No me apetecía mucho, pero me lo recomendó el padre de un amigo. Me dijo que sería la mejor experiencia y no se equivocó. Era una escuela que hacía hincapié en la superación personal”.

En 2008, doce años después de  su debut como actor, Sebastián recibió una tentadora oferta: protagonizar En nombre del amor: “Tras leer el guión, no me pude negar y me fui a México”.

Este trabajo le valió el reconocimiento del público, de la crítica y sobre todo de sus padres: “Ellos me veían cada día y puntuaban mis escenas”.

 Y mientras en ‘En nombre del amor’, Sebastián vivía un apasionado romance con el personaje que interpretaba Allisson Lozz, en la vida real no perdía la esperanza de encontrarlo: “Me gustaría dar con una mujer que tenga sueños y que luche por ellos”. 


 En 2010 probó suerte en el cine con la película ‘Ángel caído’, producida por su padre.

En 2010 las telenovelas seguían tentándolo y ese mismo año inició las grabaciones de ‘Corazón salvaje’ junto a Angelique Boyer
, con quien surgió una historia de amor.

 La relación fue tan romántica como fugaz, pues solo duró dos meses.

 La mejor terapia para superar este revés sentimental fue el trabajo. Además de debutar en el teatro con ‘Cena de matrimonios’…

 … quiso desarrollar otras facetas y montó la productora Addiction House.

 Pero este no fue su único negocio, y poco después abrió un local en México al que llamó New York Club: “Me gusta el mundo empresarial; desde niño he tenido mentalidad numérica”.

 La única contraindicación de tanto trabajo era la falta de tiempo para el amor: “No puedo dedicar a nadie las atenciones que merece, aunque si alguna mujer me sorprende quizá saque tiempo de donde sea”.

 Y entonces apareció Grettell Valdez, con quien coincidió durante las grabaciones de ‘Cuando me enamoro’: “Me gusta su personalidad, su carisma y su gran corazón”.

 Aunque llegaron a convivir juntos, en junio de 2012 rompieron.


 También vivió otro bache sentimental, esta vez en clave de humor, en ‘Cama para dos’, obra que representó el pasado mes de octubre junto a Zuria Vega.

 El polifacético Sebastián Zurita prefiere por el momento dejar el amor a un lado para seguir inmerso en su trabajo: la película ‘El tuzo’ y la novela ‘La impostora’, su primera colaboración con Telemundo y también la primera vez que trabaja con su madre, Christian Bach.



FOTOS




Sebastián Zurita


No hay comentarios:

Publicar un comentario