domingo, 8 de diciembre de 2013

Roberto Vander

Siempre he sido un aventurero y gracias a eso he llegado donde me he propuesto. Me ha costado lágrimas y esfuerzo, pero lo más importante es no dejar de soñar y aprender nunca”. Así ve la vida Frans Robert Jan Van Der Hoek, a quien conocemos como Roberto Vander y que fue apodado en el medio artístico como El holandés errante.

Nació en la localidad holandesa de Laren el 20 de septiembre de 1950, aunque poco después se marchó a Uruguay: “Uno de los motivos fue que mi madre, que era judía, había estado en Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial. Nos contaba historias espeluznantes”. 

Así inició una nueva etapa durante la cual nació su inquietud artística: “Era siempre el que se sabía las poesías que debíamos recitar en fin de año, me gustaba hacerlo y salir al escenario”.

No obstante, por entonces aún soñaba con ser veterinario, hasta que en la década de los setenta tuvo su primer contacto con las cámaras.

Fue gracias a algunos anuncios publicitarios y después llegaron el teatro y la televisión: “Hacía novelas en directo”.

Sin embargo, llegó un momento en que aquello no era suficiente para él: “Viajé a Estados Unidos y de allí a Argentina, donde estuve viviendo seis años, en busca de oportunidades. No fue fácil. 

Terminé en Brasil y, cuando agoté mi presupuesto, comencé a trabajar en una agencia de viajes, donde mi cometido era llevar a turistas de excursión. Terminé siendo socio del dueño”.

El azar quiso que uno de esos turistas resultase ser un productor mexicano que lo instó a hacer una prueba en la televisión de su país.

Lo hizo, aunque fue al año siguiente, en 1979: “Lo llamé y terminé firmando con la discográfica EMI, arrancando así mi carrera musical. Durante aquellos años participé en numerosos festivales y programas de televisión”.

Fue en uno de aquellos espacios donde conoció a Maggie Turnbull: “Trabajaba en el departamento de ventas de Televisa y vino al plató de ‘Hoy mismo’ con la intención de ver a Richard Gere, pero no vino y me vio a mí. Yo me enamoré enseguida, pero no la conquisté hasta un año después, que volví a aquel programa”.

Su familia

Fruto de su matrimonio con Maggie Turnbull, nacieron sus dos hijos, Jean Frans y Stephanie. “Paso mucho tiempo lejos de ellos
y eso es, sin duda, lo más duro de mi profesión”.
 
 

Telenovelas: 'Pasión prohibida'

Nova empezó a emitirla en septiembre de 2013.
Ariel Piamonte: “Es un hombre noble, sincero y algo ingenuo en el amor, tanto que no es capaz de pensar que Bianca (Mónica Spear), que le hace recobrar la ilusión después de quedar viudo, lo pueda estar engañando”.
 
 

'Rubi'

Antena 3 comenzó a emitirla en enero de 2006.
Entre sus favoritas: “Me tocó un personaje muy lindo, el magnate millonario Arturo de la Fuente, un padre sobreprotector y autoritario con su hija. Lo recuerdo con enorme cariño”.
 
 
 Trabajó con Saúl Lisazo, Gabriela Spanic, Katie Barberi, Geardo Murguía y Gabriela Goldsmith, entre otros.

“Me fascinó la historia cuando la leí porque es una comedia
muy bien escrita y divertida”.
Compañero especial. “Tuve una relación estrecha con Eduardo Palomo, que daba vida a Alfredo, mi hijo en la telenovela”.

Se grabó en 2011, en Colombia.
Mario Cimarro. “En la historia encarnaba a su padre y nos reíamos mucho juntos. Aunque me habían advertido y conocía sus problemas con otros compañeros por los medios, yo no tuve problemas con él, al revés”.
 

Carrera discográfica: 'María sola'

Llegó a editar dos discos, 'María sola', que tuvo una gran acogida en la radio chilena, y 'En la esquina del café': “Muchos me preguntan aún por qué no vuelvo a la música, y la verdad es que no me importaría retomarla algún día”.
 

Musical: 'La novicia rebelde'

En 2012 interpretó al capitán Von Trapp en el musical que Julie Andrews inmortalizó en el cine bajo el título de Sonrisas y lágrimas.



FOTOS




Roberto Vander

No hay comentarios:

Publicar un comentario