miércoles, 29 de mayo de 2013

Maritza Rodríguez

Risueña, disciplinada, dulce y segura de sí misma, así es Maritza Rodríguez, que nació el 1 de septiembre de 1975, en Barranquilla, Colombia. Allí se crió junto a sus hermanos gemelos: “Tuve una infancia tranquila y sin conflictos”.

 Muy pronto descubrió su vocación: "me gusta hacer  cualquier cosa que me divierta y me mantenga alegre”. Y una de esas actividades ha sido y es la interpretación.

 Hoy es una de las actrices latinas más relevantes de nuestras telenovelas, pero lo cierto es que cuando era adolescente deseaba ser investigadora en un laboratorio: “Fue mi deseo durante mucho tiempo, aunque terminado el colegio me matriculé en Administración Financiera”.

Sin embargo, solo hizo dos cursos: “Lo dejé porque me fui a vivir sola a Bogotá, donde trabajé de secretaria, de vendedora en supermercado... Además, empecé a ejercer como modelo y fui enredándome en este mundo”.

 Se presentó a varios concursos de belleza, se subió a infinidad de pasarelas, y su cuerpo empezó a sufrir los estragos de un mundo tan exigente: “Me operé la nariz. En mi país llegué a sentirme acomplejada: allí todas son rellenitas y morenas y yo me veía muy blanca y delgada”.

 En aquellos primeros años noventa no imaginaba el gran giro que iba a dar a su carrera.  Un día un productor se cruzó en su camino y la invitó a protagonizar el videoclip de una canción titulada 'Muñecas' e interpretada por el grupo Bananas. “Tú eres la muñeca que yo necesito”, me dijo Orlando Jesurrum.

 Gracias a este trabajo le ofrecieron presentar el programa 'Panorama' y enseguida llegó su primer papel importante en la telenovela Perfume de agonía, en 1997.

 La experiencia fue tan fascinante que decidió dedicarse a la interpretación. “Me alejé de mi faceta como modelo para que solo se me conociera como Maritza Rodríguez, la actriz”. Así dejaba en un segundo plano el mundo de 
la moda, aunque nunca llegó a abandonarlo del todo.

 En 1999 asumió su primer papel protagonista en 'Marido y mujer': “Además, tenía cuatro personajes en la novela, por lo que fue una gran reto. Saqué mucha fuerza interior para hacerlo”. También se estrenó como empresaria creando con sus hermanos la agencia de modelos y actores Castings Models.

Aunque al año siguiente se marchó a vivir a Miami, seducida por un personaje en La revancha, no dejó de atender sus negocios: “Regreso siempre que puedo”.

A sus 37 años, Maritza Rodríguez sigue teniendo metas, sueños y, sobre todo, no deja de sonreír a la vida. “Quiero ser una viejecita feliz riéndome de todo”.


Su familia

Sus padres, Ramiro y Eva, y sus hermanos, Ramiro y Nelson, son las personas más importantes de su vida junto a su esposo. “Adoro estar con ellos y nos reímos mucho”.
 
 
 

En el amor

Al éxito profesional se sumó el sentimental cuando conoció a Joshua Mintz: “Fui a visitar a una amiga a México y me lo presentó”. Pero no fue hasta su segundo encuentro cuando empezaron a salir: “Es maravilloso, culto, inteligente, tiene sentido del humor, y junto a él siento paz, tranquilidad y el cariño que nunca experimenté antes”.


Su gran boda

Se casaron el 4 de junio de 2005. “Es maravilloso, culto, inteligente, tiene sentido del humor, y junto a él siento paz, tranquilidad y el cariño que nunca experimenté antes”.


Los invitados

A la boda acudieron 120 invitados, entre los que estaban Claudia Reyes, Víctor Noriega, Claudia Islas, Marcela Cardona, Virna Flores e Ismael La Rosa.


Mujer emprendedora

Además de actriz es una mujer con otras metas. “La empresa de belleza que montamos en 2011 funciona gracias a mis hermanos. Hemos sacados varios perfumes y cremas”.


'La revancha'

Mercedes fue su personaje. “Tiene mucha fuerza interior, una mujer atormentada y de carácter difícil. Soy opuesta a ella: para mí el amor no es sufrimiento, sino felicidad. Pero sí admiro la lealtad que muestra hacia la persona a quien ama”.
Trabajó al lado de Jorge Aravena y Henry Zakka: “Mi relación
con ellos fue fantástica. Los dos son grandes actores y aprendí mucho de ellos”. Además, también coincidió con Jorge Martínez y Claudia Reyes, su rival en la ficción y con quien luego coincidiría en Ángel rebelde.


'La casa de al lado'

Le encantó participar en esta novela oscura. “Lo que más me atrajo es que se trataba de una historia de suspense e intriga; era una novela diferente, nada convencional...”. En ella, tuvo un doble papel. “Mi personaje, Pilar, me dio 
la oportunidad de hacer de buena de nuevo. Aunque cuando entra en acción la perversa 
Raquel, la hermana gemela a quien también doy vida, me felicitaban. La preferían a ella”.


'Amantes del desierto'

Hizo  el paple de una revolucionaria . “Soy Bárbara, una joven con carácter que sabe muy bien lo que quiere y se enfrenta a los códigos morales de su época”.
Tanto que llega a casarse con un criminal, a quien da vida Francisco Gattorno. “Está muy loco y tiene un gran sentido del humor. Es muy agradable 
trabajar con él”.


'Doña Bárbara'

Cuenta de esta novela una gra. “Sobreviví a las picaduras 
de los mosquitos y a un ataque de los 
murciélagos. Pero al ver el resultado, 
realmente mereció la pena”. Su papel fue una breve participación. “Quería a toda costa estar en la novela, pero ya había aceptado 
mi papel en ‘El rostro de Analía’, así que me ofrecieron hacer de la madre de Santos (Christian Meier) en el primer capítulo. 
Me hizo muchísima ilusión”.


'El rostro de Analía'

Le encantó ser la mala de esta original historia. “Me encantó esta telenovela porque 
el personaje me pareció redondo. 
Ha sido mi villana preferida”.


'El rostro de la venganza'

Le dieron el papel después de que Gaby Espino lo rechazara. “Interpreto a una mujer obstinada y amante de la justicia”, explica la actriz, que comparte elenco con David Chocarro y Elisabeth 
Gutiérrez, entre otros.



FOTOS



Maritza Rodríguez


No hay comentarios:

Publicar un comentario