martes, 30 de abril de 2013

Ariadne Díaz

"Soy justa, responsable y trabajadora, pero también muy voluble: puedo pasar de la alegría al enfado en un segundo”. Bajo su envoltorio de mujer rompedora, pasional y sexy se esconde una joven llena de ternura y entusiasmo: Ariadne Díaz. Descubre como es.

 Nació el 17 de agosto de 1986 en la ciudad mexicana de Guadalajara, aunque enseguida se trasladó a Puerto Vallarta, donde tuvo ocasión de crecer en contacto con la naturaleza.

 Aunque se crió sin una figura paterna y fue hija única, tuvo una infancia feliz: “Me educaron mi madre y mis abuelos, que me dieron todo el cariño del mundo”. No obstante, reconoce que le hubiera gustado convivir más con su padre: “Nunca tuve una relación cercana con él, entre otras cosas porque no hubo tiempo: hablé con él por primera vez a los 5 años y cuando cumplí 12, murió”.

 A los 9 años comenzó a hacer ballet clásico con la idea de convertirse en una reconocida bailarina. Pero conforme fueron pasando los años, sus inquietudes fueron apuntando hacia la medicina.

Sin embargo, un día la casualidad, o el destino, cambió el rumbo de su vida: “Fui a ver a un amigo que trabajaba en televisión, y de pronto se acercó un hombre y me convenció para que me presentara a un casting.

 Sorprendentemente, pasé la primera prueba”. El miedo hizo que no se presentase a la siguiente. Pero aquel hombre, que resultó ser el productor Emilio Cobo, insistió.

 Así fue como a los 18 años se marchó a la capital para ser actriz: “Al principio lloré mucho porque echaba de menos a mi familia y a mis amigos. Mi mamá también lo pasó mal, pero me visitaba a menudo”. Por suerte, las lágrimas cesaron pronto: “Entré a estudiar en el Centro de Actuación de Televisa, donde además de a interpretar, aprendí a ser independiente y responsable de mis actos”.

Con 20 años debutó en la televisión en un programa infantil, 'Energía extrema de Sonric’s', y participó en un capítulo de 'RBD'.

Estos pequeños trabajos bastaron para que al año siguiente confiaran en ella para protagonizar una novela, 'Muchachitas como tú'.


Sus hombres

Esta novela marcó el inicio de su carrera, pero también de su vida sentimental, ya que empezó un romance con su galán en la novela: Marco Méndez, diez años mayor que ella. Esta diferencia de edad no supuso ningún problema, y junto a él vivió un bonito amor: “Tenemos una relación plena y divertida. A su lado me siento respaldada·, contó.
En el amor, no cree en el amor a primera vista, siempre ha sido una mujer de relaciones duraderas y carece de un patrón de hombre ideal. Actualmente sale con José Ron, con quien trabaja en 'La mujer del Vendaval'.
Mucho se hablo de su romance con Valentino Lanús. Con el actor ha coincidido en una novela.

Mujer de revista

Su exuberante físico 
la ha llevado a protagonizar la portada de la revista mexicana OPEN. “Me he sentido cómoda porque me han dado mucha libertad”. La prensa siempre ha seguido sus pasos.

'Llena de amor'

En esta novela hizo de Marianela, una simpática joven entradita en carnes, Ariadne Díaz tuvo 
que seguir una dieta hipercalórica que 
la ayudó a subir 
diez kilos. 
'Llena de amor' obtuvo siete nominaciones 
en los Premios 
TVyNovelas y compartía reparto con Valentino Lanús, Azela Robinson, Altair Jarabo, César Évora, Laura Flores 
y Armando Araiza, 
entre otros.

'Muchachitas como tú'

En 'Muchachitas como tú' fue Leticia Hernández, una joven que proviene de una familia de clase media
y que actúa de forma interesada. TVyNovelas la nominó en la categoría de Mejor Revelación Femenina 2008.


'Mañana es para siempre'

De ella dice: “Nunca olvidaré esta novela porque me ha permitido trabajar con Lucero. Admiro su versatilidad como actriz y, además, desde el primer momento me brindó su apoyo. He prendido mucho con ella”. Estuvo con Rogelio Guerra, Silvia Navarro, Fernando Colunga, Carlos de la Mota, Sergio Sendel, Roberto Palazuelos y María Rojo.

Recientemente ha estrenado 'La mujer del Vendaval', donde “no hay ni buenos ni malos, sino historias detrás de cada uno”: “Está teniendo muy buena acogida. Me encanta mi personaje, Marcela, porque es una mujer 
que lucha por 
lo que quiere”.



FOTOS



 
Ariadne Díaz

jueves, 25 de abril de 2013

Gregorio Pernía

La buena energía y la disciplina son sinónimos de éxito; el triunfo es de quienes recorren un largo camino en busca de sus sueños. Pienso que la suerte es solo para los mediocres”. Este pensamiento es el que le ha hecho a Gregorio Pernía no tirar la toalla jamás y luchar hasta lograr todos sus propósitos, entre ellos ser un reconocido actor.

 Vino al mundo el 7 de mayo de 1970 en la ciudad colombiana de Cúcuta, aunque a los 7 años se marchó a vivir a la capital, Bogotá. Recuerda que era un niño muy inquieto: “A mis padres los volvía locos porque no me podían controlar”.

 Su carácter indisciplinado se mantuvo hasta los 19 años: “La muerte de mi padre –el político Julio César Pernía– fue un hecho que marcó y trastornó mi vida. Hasta entonces me echaban de todos los colegios”. Todavía perdido, creó un partido político junto a un amigo, pero no funcionó. Después de este fracaso descubrió su verdadera vocación: “Encontré unos talleres de actuación y decidí apuntarme. Así fue como empecé a hacer teatro”.


Marcela Mar: Su primera mujer

Marcela Mar y Gregorio se casaron siendo muy jóvenes y tuvieron un hijo: Emiliano. Después de seis años se divorciaron.


Estable con Erika Rodríguez

Desde 2002 vive una relación estable junto a Erika Rodríguez. “Si hubiera seguido siendo modelo quizá no estaríamos juntos, pero yo aposté por mi hogar y estoy muy feliz. Entre Gregorio y yo sigue habiendo amor y pasión; somos compatibles en todo”, explica ella.


Su hija Luna

Con Erika ha tenido dos hijos: Luna y...


Adora a sus hijos

... Valentino.


Su faceta como cantante

En 2011 se lanzó al escenario para cantar rancheras. Gracias a su osadía consiguió algunas actuaciones más.


Telenovelas: 'Flor Salvaje'

• Su personaje. Es el perverso alcalde Mariano Guerrero. Se enamora de Catalina (María Elisa 
Camargo), la hermana de su mejor amigo, 
y el primer paso que da para conseguirla 
es mandar asesinar a su propia esposa.
• Compañeros. Compartió créditos con Mónica Spear, Tony Dalton, Norkys Batista...


'La hija del mariachi'

• Manuel. Es un mariachi a quien todos conocen como El coloso
de Jalisco. Las mujeres caen 
rendidas ante
su porte, su voz varonil y su forma de seducir.


'Sin senos no hay paraíso'

• El Titi. Encarna 
a un narcotraficante obsesionado con el poder. Ni siquiera su amor por Catalina lo vuelve vulnerable.


'Ojo por ojo'

• Éxito. La telenovela triunfó en países como Perú, donde Pernía tuvo que viajar para 
conceder numerosas entrevistas.
• Admiración. La historia fue escrita por Gustavo Bolívar: “Me fascina su trabajo 
y su exhaustiva labor de investigación”.


'Las detectivas y el Víctor'

• Año de producción. 2009.
• Su personaje. Interpreta a Víctor García, atractivo e intachable detective que trabaja muy duro para dar una vida digna 
a su esposa Chabela (Paola Rey).


Su último trabajo: 'Tres caínes' 

Recientemente ha grabado 'Tres caínes', un relato de Gustavo Bolívar que narra la vida de los hermanos Castaño, tres narcos 
que hicieron historia en Colombia. En ella comparte créditos 
con los actores Elkin Díaz y Julián Román.



FOTOS




Gregorio Pernía














domingo, 21 de abril de 2013

Astrid Carolina Herrera

“Lo que más me gusta de actuar es la versatilidad, no es monótono. Me encanta romperme la cabeza para crear a los personajes y transmitir emociones a los espectadores”. Eso es lo que más le llamó la atención de esta profesión a Astrid Carolina Herrera.

 Astrid vino al mundo el 23 de junio de 1963 “en Maracaibo, una ciudad venezolana cercana al mar”, le gusta decir. Allí creció y tuvo una infancia feliz: “Al ser seis hermanos y tener 23 tíos mi casa siempre estaba llena de gente, y nos lo pasábamos muy bien”.

 Terminado el Bachillerato, se matriculó en Psicología, carrera que compaginó con algunos trabajos de modelo.

 Pero lo que empezó como una actividad esporádica para sacar algún dinero terminó colocándola en lo más alto: en 1984 fue coronada Miss Mundo.

 “En realidad no me presenté yo a Miss Venezuela, sino que me descubrieron. Un año antes fui Reina de la Academia Militar –donde conoció a su novio, el militar Edgar Ignacio Padrón Godoy– y luego un ‘cazador de misses’ me convenció”. 
A ese premio siguieron muchos más relacionados con la belleza.

 El título conllevó muchos compromisos laborales y viajes durante todo un año. Pasado este, Astrid regresó a Venezuela: “Abandoné Psicología y empecé Derecho, pero lo dejé enseguida porque me di cuenta de que quería dedicarme a la interpretación”.

 Sin embargo, no fue un camino fácil: “El título me ayudó a abrirme paso, pero tuve que demostrar mi talento. Además, a mi familia no le hacia gracia. Empecé a hacer anuncios y luego vinieron las demás oportunidades”.

 La primera en 1987, en ‘Mi amada Beatriz’, que precedió a ‘Alma mía’, donde debutó como protagonista, y ‘Abigail’.

 Concluida ‘Abigail’, en 1988, se casó con Edgar, iniciando una vida de casada algo inusual: “Si no me toca viajar a mí le toca a mi marido, así que nuestro ritmo de vida no nos permite ser un matrimonio convencional, pero lo importante es amoldarse y respetarse”.

 En 1992, mientras grababa ‘Divina obsesión’, anunció emocionada que estaba embarazada. Sin embargo, un aborto frustró su máximo deseo: “Estaba de tres meses y fue muy duro, pero salí adelante gracias a mi marido y mi familia”.

 Muchos afirmaron que el ansia por tener un hijo era la vía para salvar su matrimonio, que atravesaba una crisis fomentada por la distancia que los separaba. Ella lo desmintió: “Lo han destinado a Egipto, pero lo voy a ver cuando puedo, igual que él a mí. Es absolutamente falso que haya problemas entre nosotros. Seguimos muy enamorados”.

 Por entonces se encontraba grabando ‘Las dos Dianas’, y nada más terminar se sumó al reparto de 
‘La loba herida’, telenovela que la consagró como actriz y donde tuvo un supuesto affaire con su compañero Carlos Montilla. Ninguno de los dos lo confirmó.

 Después de participar en ‘Morena clara’ (1994), se volcó en el teatro, hasta que en 1996 regresó a televisión con la novela colombiana 
‘El manantial’. La producción fue retirada en Venezuela por sus bajos índices de audiencia y su trabajo recibió innumerables críticas.

 Quizá fue este el motivo del paréntesis profesional que hizo durante cuatro años: “Quiero tener mayor calidad de vida y estar más tiempo con los míos”. No obstante, en 2000 volvió seducida por el personaje de Perla, en ‘Amantes de luna llena’. También participó en la película ‘Brenda’.

 En 2001 se divorció y viajó a Miami para grabar ‘Secreto de amor’, pero al año siguiente regresó a su país para sumarse al elenco de ‘La mujer de Judas’, donde afronta su primer papel de villana. En aquella época vivía un romance con el jugador de béisbol Antonio Álvarez el Potro, 16 años más joven que ella. Se casaron en 2002, pero este enlace tampoco prosperó y la ruptura llegó en 2005.

 En los años siguientes se enfrentó a ‘Engañada’, donde da vida a una trabajadora social, y se cortó la melena para interpretar a la perversa Raiza en ‘Sabor a ti’, papel por el que obtuvo un premio en México.

 En 2007 se subió a las tablas con ‘Angustias de la tercera edad’, que supuso su regreso a los escenarios. Ese año hizo ‘Arroz con leche’, tras la cual volvió a retirarse de la televisión: “Quiero centrarme en el teatro, porque aunque he tenido ofertas para protagonizar algunas novelas, no he llegado a un acuerdo con las productoras”.

 Con tanto trabajo apenas le quedaba tiempo, algo que no le importaba: “Disfruto con lo que hago. Si estoy dos o tres días sin trabajar me aburro mucho”. 


 Pero desde hace algo más de un año desea tener tiempo para tener un hijo, y se está sometiendo desde hace mucho a un tratamiento de fertilidad: “Con mis parejas no se dio la oportunidad de tener un bebé, pero es mi mayor anhelo. Y si vienen gemelos, mejor”.


Una imagen para el recuerdo

Junto al director Tito Rojas vivió momentos inolvidables en ‘La loba herida’. “Tardaba mucho en cambiarse de ropa y, al final, descubrí que era porque hablaba largo 
y tendido 
con la gente de vestuario. Se lo pasaba tan bien que le daba pena irse 
a casa. Era encantadora”, recuerda Tito.


‘Anabel, la princesa encantada’

‘Anabel, la princesa encantada’. Astrid hacía de mala en este musical para niños. “Me encantan las obras infantiles porque sale la niña que llevo dentro”, ha confesado.


‘Esperando al italiano’

Astrid, en la piel de una viuda rumbera.


‘Rey de oro’

‘Rey de oro’. Con esta obra regresó a la comedia.


‘Divinas’

Este año Astrid ha vuelto a los escenarios con esta obra “dedicada a las mujeres y que, en clave de humor, aborda temas como el amor, el sexo, el deseo o la locura”, según ella misma ha declarado.


Sus telenovelas

La grabó en Venezuela en 1992. En la ficción se casa con Andrés Eloy, a quien daba vida el español Jesús Nebot.


‘La loba herida’

Ese mismo año empezó a grabar ‘La loba herida’, junto a Carlos Montilla y Mariela Alcalá.


‘Morena Clara’

La protagonizó en 1993 junto a Luis José Santander.


‘Secreto de amor’

Se grabó en 2001 y un año después la emitió TVE. Scarlet Ortiz, Jorge Aravena, Aura Cristina Geithner y Jorge Luis Pila fueron compañeros de Astrid.


‘La viuda joven’

Su última telenovela. Astrid la grabó en 2011 y trabajó con Luciano D'Alessandro, Miguel de León, Luis Gerónimo Abreu, Verónica Schneider y Mariángel Ruiz.




FOTOS