martes, 1 de enero de 2013

Fernando Colunga


VIVE CON SUS PADRES

No le importa reconocerlo, y eso que ya tiene 42 años. “Me lo paso muy bien con ellos”, asegura el actor, que es hijo único.


SU PASIÓN, LA VELOCIDAD

Le gustan tanto los coches que abrió con su primo Francisco un concesionario.


SOBRE RUEDAS

Las motos son otra de sus debilidades: “Me apasiona hacer motocross”. Entre sus aficiones están otras actividades más tranquilas: “Leer, escuchar música e ir al cine”.


EL TEATRO TAMPOCO SE LE RESISTE

En 1998, en 'Pecado no original', vivía un tormentoso amor con Nora Salinas, de la que es buen amigo desde que coincidieran en 'Esmeralda'.


OTROS TRABAJOS...

Luego protagonizó 'Un engaño no hace daño'.


OTROS TRABAJOS...

Y en 2004 dirigió y actuó en 'Trampa de muerte', con el veterano César Évora.


EN EL CINE

En 'Ladrón que roba a ladrón', su última película, Fernando forma una banda para robar a un hombre la fortuna que ha amasado con negocios ilícitos. Miguel Varoni, Gabriel Soto, Saúl Lisazo, Sonya Smith e Ivonne Montero lo acompañan.

Se llama 'Mañana es para siempre' y se trata de la versión mexicana de la colombiana 'Pura sangre'. “La adaptación añade un toque romántico muy interesante”, ha dicho Colunga, que se enamora en la historia de Silvia Navarro y deberá sufrir las maldades de Lucero.


EL AMOR SEGÚN COLUNGA

• El primero. “Me llegó con 14 años, cuando estaba en el colegio. Sentí una ilusión enorme, fue maravilloso. Y, desde luego, cambió mi visión del mundo”. • El verdadero. “El que se siente en el corazón siempre es de verdad. Y da igual que dure un día o toda la vida”. • El platónico. “Es hermoso poner la imaginación al servicio del amor. Sólo hay que tener cuidado de no caer en la obsesión”. • Sexo sin amor. “Para pasar el rato y divertirte está bien, pero a la larga no te llena. No podría mantener ese tipo de relación”. • La mayor locura. “¿Por amor? Las he hecho todas. Cuando me gusta alguien, soy muy impulsivo”.


MARÍA MERCEDES (1992)

• Estreno en España. La emitió Antena 3 en 1993. • La trilogía. Tras el éxito en México de esta telenovela, Televisa grabó dos entregas más: Marimar, en 1994, y María la del barrio, un año después. En las tres trabajó Fernando Colunga. • Un personaje complejo. Interpretaba a Luis Fernando, un hombre alcohólico. “Tomé unas copas y me grabé para ver cómo eran mi voz y mis movimientos borracho”, confesó el actor, que deseaba bordar su papel.


ALONDRA (1994-95)

• Estreno español. En 1996 en TVE 1. Se grabó un año antes en México. • Amor imposible. En la producción, protagonizada por Ana Colchero y Ernesto Laguardia, Fernando es Raúl, un militar que abandona a María Elisa (Verónica Merchant) sin saber que la ha dejado embarazada… • Actor y caballero. “Este personaje me enseñó a valorar la caballerosidad, una forma de actuar que me apasiona”.


ESMERALDA (1997)

• Disfrutamos de ella… En TVE 1, que la emitió en 1997. Después se ha repuesto en numerosas ocasiones en diferentes canales locales o de pago. Se ha convertido en un clásico. • ¿Quién es él? José Armando, un médico que se queda fascinado por una dulce campesina. • Tercera versión. La primera Esmeralda fue la de Lupita Ferrer en 1972, donde Juan Bardina hacía el personaje de Colunga. En Topacio, la segunda, ese papel recayó en Víctor Cámara.


LA USURPADORA (1998)

• Se emitió en España. TVE 1 la eligió para amenizar las tardes en 1999. En aquellos tiempos, Fernando ya era muy conocido en nuestro país. • Grandes amigos. “Gaby es una mujer increíble y una excelente profesional. Forjamos una gran amistad. También me llevé muy bien con Miguel de León, su esposo por entonces, que hacía de Douglas en la telenovela”. • Galán atípico. “Convencí al director para que mi personaje llevara barba, bigote y vistiera de forma desenfadada. Eso no era habitual en los galanes de la época”. • Rival de Arturo Peniche. Se dijo que su relación con él era tirante, pero Colunga lo desmintió.


AMOR REAL (2003)

• La vimos. Se estrenó en abril de 2005 en TVE 1. • Adaptación. Grabada en 2003, se trata de la adaptación de Bodas de odio, protagonizada por Christian Bach en 1983. • Un trabajo inolvidable. “Sólo recibí críticas favorables, nunca me había pasado nada igual con una telenovela. Estoy muy satisfecho”.


Y ADEMÁS...

• ‘Más allá del puente (1994). Da vida a Valerio Rojas, un hombre prepotente y ambicioso. Se trata de uno de los pocos papeles de malvado en su carrera. • ‘Nunca te olvidaré’ (1999). Las escenas con su compañera parecían tan ardientes que él comentó: “Edith González es una gran actriz y la trato con todo el respeto. Juro que no nos hemos mordido la boca”. • ‘Abrázame muy fuerte’ (2000). Con Aracely Arámbula, Victoria Ruffo, César Évora y Osvaldo Ríos.


"No dejaría la interpretación por nada: es mi vida”. Con esa seguridad y pasión habla de uno de sus pocos amores reconocidos. Otro son sus padres, Fernando y Margarita, a los que admira: “Tuvieron la valentía de traerme al mundo (el 3 de marzo de 1966, en México D.F.) cuando apenas habían cumplido 17 años, y la capacidad de educarme en unos buenos valores. Además, soy afortunado, porque aún me aguantan. ¡Vivo con ellos!”.
Hijo único, Fernando Colunga no fue, sin embargo, un niño consentido ni problemático. “Sólo hice algunas travesuras por las que mi padre me reprendía severamente. Él siempre ha sido un hombre de carácter fuerte, pero se lo agradezco, porque gracias a él soy disciplinado y responsable”, confiesa el mexicano. Cumplir con esas dos máximas a rajatabla lo ha convertido en uno de los actores más queridos y respetados, por sus compañeros y por el público.
Empezó grabando escenas peligrosas
“Siempre quise ser actor, pero hasta que lo conseguí, hice casi de todo. Tuve una ferretería, un concesionario de coches, trabajé de administrativo e incluso de camarero”, recuerda Fernando.
Y así hasta que, siendo un joven estudiante de Ingeniería Técnica de Obras Públicas, entró en el cine haciendo pequeños papeles y doblando a los actores en las escenas de riesgo.
Una de las que recuerda con cariño no fue en la gran pantalla, sino en la novela Dulce desafío (1989), que le abrió la puerta de Televisa: “En el capítulo final sustituí a Eduardo Yáñez, que debía subirse a una moto”. Este primer contacto con la prestigiosa productora lo animó a matricularse en su Centro de Educación Artística (CEA) en 1990. A partir de entonces, su rostro empezó a hacerse popular gracias a varios programas de televisión. El de mayor éxito fue Plaza Sésamo, la versión mexicana del famoso espacio infantil. También trabajó en producciones como Cenizas y diamantesMadres egoístasMaría MercedesMarimar Más allá del puente.
Cinco años después consiguió su primer papel protagonista en María la del barrio , junto a Thalía. Con ella salió durante cerca de dos años y es la única novia que ha reconocido tener: “Nuestro romance se volvió tan público que se desgastó. Y la ruptura fue muy dolorosa. No me gusta hablar acerca de mi vida privada. Además, es de caballeros callarse cuando una relación no ha funcionado”.
Se rumorea que es homosexual
1995 supuso también el debut cinematográfico de Fernando en la película Bésame en la boca, con Paulina Rubio. Y aunque participó en otras como La CenicientaLos hijos del solFuenteovejuna El mar, en 2007, al protagonizarLadrón que roba a ladrón declaró: “La siento como mi primer proyecto en el cine”.
Tras aquel trabajo con el Huracán Mexicano, a Colunga le llovieron las ofertas profesionales. Todos lo deseaban. Así que enlazó una novela y vio aumentar hasta límites insospechados su fama: AlondraEsmeraldaLa usurpadoraNunca te olvidaréCuento de Navidad Abrázame muy fuerte.
Tras esta, se permitió un descanso de un par de años para regresar, en 2003, con la superproducción de épocaAmor real, a la que siguieron Alborada (2005) y Pasión (2007), también ambientadas en siglos pasados.
Pese a que Fernando es uno de los solteros más codiciados y ha sido relacionado con casi todas sus compañeras de reparto, no ha logrado que desaparezcan los rumores que apuntan a su homosexualidad.
Él, siempre atento con la prensa, se ha limitado a decir: “Prefiero no tocar ese tema, soy muy reservado. El amor es un asunto de dos y nadie tiene por qué meterse. Además, las personas que me quieren de verdad saben cómo soy, cómo pienso… Y eso es lo que realmente me importa”.
Buen compañero y muy divertido
Las habladurías no han afectado para nada al cariño que le profesan sus incontables fans, que le regalan halagos del tipo “eres el mejor actor del mundo”, “estoy enamorada de ti”, “quiero casarme contigo”, “eres el hombre perfecto”y otros por el estilo.
Resultar tan atractivo no es cosa fácil. Profesionalmente, tiene un marcado espíritu de superación que lo lleva a tomar clases de actuación, dirección, producción… siempre que puede.
En cuanto a su físico, reconoce con gracia: “Dios ha sido bueno conmigo, me ha tratado bien. La verdad es que estoy a gusto con lo que tengo, pero trabajo mucho para conservarlo. Paso casi dos horas en el gimnasio todos los días, incluso cuando grabamos. Lo tengo como rutina y lo cumplo. Y, siempre que puedo hago squash, natación... Me gustan todos los deportes”.
También se ha ganado a sus compañeros, que sólo le dedican piropos. “Es respetuoso y bromista”, dice de él Gaby Spanic.
“Se nota cuando no está porque anima mucho y crea muy buen ambiente. Es muy divertido”, declaró Juan Pablo Gamboa, que sufrió en la grabación de La usurpadora una de las bromas de su compañero, tal y como recuerda Chantal Andere: “Fer y yo lo encerramos en un camerino y no lo encontraban para grabar”.
Inconformista y soñador, Colunga asegura que todavía no le han dado el papel de su vida: “En mi carrera todos los personajes han sido buenos, pero siento que aún no me ha llegado el mejor”.
Y mientras lo espera, explica por qué le apasionan las telenovelas: “Son ilusión; eso es lo que asegura el éxito, lo que explica que gusten en países tan distintos como México, Indonesia o España”.



FOTOS












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada