martes, 13 de noviembre de 2012

Roberto Moll

Cuando llega a mis manos un guión, leo los primeros capítulos y después me voy a soñar con el personaje hasta que se me aparece y lo veo caminar, hablar, comportarse… Y cuando empiezo a trabajar, solo me encomiendo a Dios, dejo que Él actúe en mí. Así es como salen cosas maravillosas. Pese a eso, todavía me queda mucho que aprender y cada día sueño con ser el mejor”. Así habla Roberto Moll

Nació el 19 de julio de 1948 en Perú donde vivió una infancia feliz, hasta que un suceso trágico le mostró que en la vida había un lado oscuro y amargo…

Entonces, contaba: “Tenía 9 años cuando murió mi padre. Luchó en la Segunda Guerra Mundial, mi madre me entregó todas sus condecoraciones y yo no hacía más que preguntarme para qué servían las guerras”.

Terminado el colegio, estudió Comunicación Social en la Universidad Católica y, un año después, en 1967, emprendió su carrera en el teatro.

A principios de los setenta se enamoró de Venezuela durante un viaje, así que no dudó en establecer su residencia allí cuando poco después le ofrecieron trabajo: “Ni me lo pensé. En cuanto fui, vi la riqueza de su gente y cómo tratan de salir adelante. Enseguida supe que quería vivir allí. Además, no existe el machismo que hay en mi país”.

Y fue en la capital, Caracas, donde se subió a las tablas asumiendo personajes como Simón Bolívar, Hamlet o García Lorca.

Tras 16 años de matrimonio se divorció de Carmencita Padrón: “Nuestra relación es muy linda y madura porque ya no nos pelamos como antes”. Tanto que no descarta volver con ella: “Se lo he pedido a Dios”. Su mayor punto de unión es su hija Natasha.

Su hija ha seguido sus pasos y lo ha hecho abuelo: “Es mucho mejor intérprete que yo y, además, tiene una voz maravillosa. Sueño con trabajar con ella algún día”.

Pronto se hizo conocido en la televisión anunciando un desodorante. Y a raíz de ello le llegó su primer papel en la pequeña pantalla. Fue en 'Carmín', donde no solo conquistó a Fiorella Menchelli (Patricia Pereyra), sino también a todos los espectadores. Esta telenovela lo catapultó a la fama.

En 1985, participó en 'Cristal' y, aunque su personaje pasó sin pena ni gloria, le dejó algo mucho más valioso: su relación con su compañera Carmencita Padrón, quien por entonces estaba divorciada y tenía un hijo de 17 años llamado Alfredo. A finales de año, su amor se vio consolidado con el nacimiento de su hija Natasha. 


En 1988 participó en 'Selva María', ' Abigail'; y, a continuación, se involucró en 'Alondra' y 'El desprecio'. Y su carrera no ha parado hasta hoy…



Interpretaciones inolvidables


'LEONELA'

Fue el villano: “Joaquín es un hombre obsesionado con las apariencias y su matrimonio es un fracaso. Además, le hace la vida imposible a todos los que lo rodean, es narcotraficante
y responsable de la muerte de Homero”.

'EL CLON'

Describe así su personaje "después de que la muerte se lleve a sus seres queridos, Augusto se refugia en la genética para dar vida a todos ellos a través de la clonación”. Para é fue la mejor novela: “Esta ha sido la más fascinante porque viajamos durante 25 días por África y llegamos al desierto, donde tuve un encuentro con Dios. Y también allí me encontré realmente con mi personaje”.

'EL CUERPO DEL DESEO'

Su personaje fue Walter, el siniestro mayordomo de los Donoso: “Ha supuesto un desafío porque no soy un actor muy expresivo y aquí he de mostrar todo lo contrario”. Tuvo que cambiar de look. “Me he tenido que rapar la cabeza y, aunque es pesado afeitarse todos los días, después ha resultado ser un placer morboso y me gusta”.

'MARÍA EMILIA QUERIDA'

Su papel es el de Esteban. “Es un sinvergüenza a quien solo le interesa su prestigio y utiliza a las mujeres para satisfacer sus deseos”. Quiso llevar con él un mensaje. “Quiero que el público
comprenda que los malos nunca triunfan y que el destino siempre les pasará factura por lo que han hecho”.

'EL DESAFÍO'

En 'El desafío’. “Me fui a Barlovento, donde se sitúa la historia, para observar a la gente del campo y preparar mi personaje”.

'AMOR DESCARADO'

En ‘Amor descarado’ fue Camilo, un hombre maltratado y engañado por su esposa (Lupita Ferrer).

EN EL TEATRO: SALVADOR ALLENDE

El mismo se define como “un animal de teatro prestado a la televisión”. Entre sus obras más recientes están el monólogo del presidente chileno Salvador Allende, donde narra el último día de su vida.


'DRÁCULA'

Su último trabajo en las tablas fue 'Drácula', versión de la novela de Bram Stoker, donde se enfrenta al legendario vampiro en el papel de Van Helsing.

SU MAYOR AFICIÓN

Es un gran aficionado al fútbol y forma parte de un equipo junto a sus compañeros de Radio Caracas TV.



FOTOS




  • Roberto Moll



    • Roberto Moll




      • Roberto Moll



        • Roberto Moll


          • Roberto Moll


            • Roberto Moll


              • Roberto Moll



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada